La Última de Petróleo

Zama: la disputa por el yacimiento de petróleo más grande de los últimos años


El campo fue el primer descubrimiento importante de petróleo en México en los últimos 70 años por parte de privados


La Secretaría de Energía (Sener) asignó a Petróleos Mexicanos (Pemex) la operación del yacimiento marino compartido de crudo Zama, ubicado en el Golfo de México, la más reciente victoria de las políticas energéticas nacionalistas del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Zama fue el primer descubrimiento importante de petróleo en México en los últimos 70 años por parte de un grupo de firmas extranjeras encabezadas por Talos Energy, luego de que la reforma energética en el sexenio de Enrique Peña Nieto abriera el sector a privados, situación que López Obrador quiere revertir.

Tras la decisión del gobierno sobre el campo descubierto en 2017, la estadounidense Talos anunció este lunes que analiza tomar acciones legales.

¿Por qué Zama es tan importante?

Con la reforma energética en 2015 se licitaron al menos 100 contratos para la explotación y extracción de hidrocarburos, es decir, 20 por ciento del control petrolero de la nación.

Ese año el consorcio formado por Talos Energy, Sierra Oil and Gas y Premier Oil ganó los dos únicos contratos de exploración y extracción en aguas someras en el Golfo de México, los cuales se otorgaron en la primera subasta de bloques de la Ronda Uno.

Uno de esos bloques subastados está ubicado frente a las costas de Veracruz y el otro se sitúa frente a las costas de Tabasco, en aguas cercanas al puerto de Dos Bocas, en donde se está construyendo la nueva refinería.

En este último bloque, el siete, el consorcio inició en mayo de 2017 la perforación del pozo Zama-1, y dos meses más tarde anunció el atractivo descubrimiento, pues contiene crudo más ligero, y por ende más rentable.

Las estimaciones iniciales de petróleo original en sitio en el yacimiento oscilan entre 1,360 y 2,000 millones de barriles, según información publicada en 2017 por la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH).

Tras el descubrimiento de Zama, Talos notificó al Estado que había colindancia con Amoca-Yaxché 03, el área asignada a Pemex en la llamada Ronda Cero, por lo que el consorcio y la petrolera nacional firmaron en 2018 un acuerdo preliminar de unificación en el que Pemex se comprometió a perforar un pozo para confirmar el porcentaje de recursos que le correspondieran.

La vigencia del acuerdo fue por dos años, en los cuales ambas partes estaban comprometidas a compartir descubrimientos de Zama para evaluar su posible extensión a la asignación de Pemex.

En mayo de 2020, la CNH determinó la existencia de un yacimiento compartido entre Pemex y el consorcio encabezado por Talos, por lo que la petrolera nacional y los privados deberían definir quién asumía como operador del yacimiento.

Tras estudios técnicos, basados en información proporcionada por Talos Energy, el regulador petrolero determinó que el bloque siete y la asignación de Pemex compartían conectividad hidráulica, uno de los parámetros en la industria para determinar la existencia de un yacimiento compartido.

La información fue enviada a la Secretaría de Energía para que instruyera a Pemex y a las compañías privadas a llegar a un acuerdo respecto a los términos de unificación del yacimiento. De no llegar a un acuerdo, la dependencia sería la responsable de determinar bajo qué términos se daría el acuerdo y quién sería el operador.

En junio pasado, Talos Energy rechazó un análisis de una empresa de ingeniería de yacimientos que confirmó que la paraestatal poseía la mayoría del megayacimiento.

“Una empresa de ingeniería de yacimientos contratada por los socios del bloque siete y Pemex para evaluar la Participación del Tracto Inicial dentro del embalse de Zama concluyó recientemente que el consorcio del bloque siete, liderado por Talos, posee el 49.6 por ciento de la participación bruta en Zama y Pemex posee el 50.4 por ciento restante de participación”, según el análisis.

Sin embargo, el presidente de la petrolera estadounidense, Timothy S. Duncan, desdeñó los resultados y recordó que la firma Netherland Sewell y Asociados concluyó que Talos poseía el 59.6 por ciento del megayacimiento. Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button