La Última de Petróleo

Vista Oil & Gas la más afectada por la crisis del petróleo

REDACCIÓN
ORO NEGRO

El 2020 fue un año difícil para todos los negocios y el sector energético no es la excepción. Las mayores petroleras perdieron 427.682 millones de dólares en el año en valor de capitalización bursátil con caídas cercanas al 40% hasta el 29 de diciembre.

El colapso se debe a las medidas para contener la pandemia del Covid-19. Los ingresos de las petroleras internacionales se desplomaron. Las restricciones de movilidad hicieron retroceder los precios de los hidrocarburos y los ingresos de las petroleras internacionales sufrieron una caída drástica.

La energética mexicana Vista Oil & Gas fue la más afectada por la crisis con sus ingresos cayendo un 63,70% hasta el 29 de diciembre. En total, en el 2020 su valor de mercado ha disminuido en 383.34 millones de dólares.

En comparación, al cierre del 2019 las acciones de Vista Oil & Gas se vendían en la Bolsa Mexicana de Valores en 146 pesos, mientras que en 2020 cerraron en 53 pesos.

El segundo lugar de la lista de antirécords de ingresos del 2020 lo ocupa la petrolera anglo-neerlandesa Royal Dutch Shell con una caída de 40,49%. La compañía cerró el año con una pérdida en valor de mercado de 94.085 millones de dólares. Lo sigue la británica BP (antes British Petroleum) cuyos ingresos cayeron un 39,81% en el año. Su valor disminuyó 55.481 millones de dólares el valor de mercado en Londres.
Al poner la mirada en Europa, la española Repsol resultó ser la más afectada con una caída del 35,83% en el 2020. Ha descontado 8.366 millones de dólares de su capitalización en bolsa.

La italiana Eni cayó un 33,71% en el año con una pérdida de 18.534 millones de dólares, mientras que la francesa Total SE muestra una caída de 21,39% y 27.276 millones de dólares en pérdidas.

Las estadounidenses Chevron y Exxon Mobil tampoco lograron evitar las consecuencias negativas de la pandemia de coronavirus con caídas de 25,58 y 35,41%, respectivamente. Sus pérdidas ascendieron a 63.942 millones y 120.747 millones de dólares en valor de capitalización bursátil en Wall Street.

Los suertudos
Mientras tanto, la petrolera menos afectada es la brasileña Petrobras, que cotiza en la bolsa de Brasil con una baja de 6,63% y pérdidas de 29.970 millones de dólares por debajo de su valor de mercado de inicio del 2020.

Otra energética que tuvo aún más suerte es el gigante saudí Aramco. La petrolera mostró una ligera alza de 2,97% en el año, pero cayó unos 8.896 millones de dólares por debajo de su valor.

De acuerdo con los expertos, la petrolera saudí no sufrió tanto gracias a su participación en el mercado internacional. Además tiene la capacidad de guiar los precios del petróleo en el mundo a partir de su producción. Aramco también presta mucha atención a la energía renovable, que podría brindarle otra vía de ingresos.

“Se ve un panorama incierto para las petroleras, podría pasar en el mejor escenario que conforme se vaya vacunando a la población se va a retomar la actividad económica a la normalidad, no hasta que estén todos vacunados, sino gradualmente, esperando una reactivación y mayor recuperación de los precios del petróleo”, señala el analista de capitales de Banco Base, Luis Alvarado, citado por El Comercio.

En total las mayores petroleras del mundo perdieron unos 427.681 millones de dólares, que es equivalente a un 50% del PIB de México en el 2020.

El destino de los precios de petróleo en el 2021
En cuanto a los precios del petróleo con los que termina el 2020, el Brent del Mar del Norte registra la peor baja con una depreciación de 22,54%, mientras que el estadounidense West Texas Intermediate (WTI) pierde el 21,58%.

Los expertos señalan que los precios del año próximo también dependen de lo que ocurra con la pandemia de coronavirus en los países productores.

Así, de cara al 2021 la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) estima el aumento de la demanda hasta 5.9 millones de barriles al día (bpd), que significa una reducción de 350.000 en comparación con la demanda anterior.

Uno de los factores que podría animar la demanda de combustible y estimular el crecimiento económico es el aumento de las ayudas por el coronavirus por parte de EEUU.

Además, los precios del petróleo podrían recuperarse a medida que los programas de vacunación en todo el mundo tomen impulso el próximo año, afirma Tony Headrick, el analista del mercado de la energía en CHS Hedging LLC

No obstante, una nueva variante del virus detectada en el Reino Unido ha dado lugar a nuevas restricciones de movimientos, que una vez más afectarán la demanda e influirán en los precios, señalan los expertos.

El mercado también estará atento a la reunión que celebrará el 4 de enero la OPEP con una alianza encabezada por Rusia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button