La Última de Petróleo

Un verano de eventos desafortunados para Pemex


La serie de desastres que ha asolado a la petrolera mexicana pone su historial ambiental, social y de gobernabilidad bajo escrutinio durante un año ya difícil para la industria


La pesada empresa petrolera estatal mexicana ha tenido un verano difícil.

Primero, Petróleos Mexicanos tuvo que apagar un incendio inducido por gas que literalmente prendió las aguas del Golfo. Luego, Moody’s rebajó aún más sus bonos, que ya se tambaleaban, a territorio basura, y citó el creciente riesgo comercial de la compañía mientras luchaba bajo una montaña de deuda de 115 mil millones de dólares, la más alta de cualquier compañía petrolera importante. Finalmente, el domingo, Pemex sufrió uno de los peores accidentes de plataformas marinas del año, lo que provocó cinco muertes y redujo la producción en una cuarta parte.

La letanía de eventos ha puesto el historial ambiental, social y de gobernabilidad de Pemex bajo escrutinio durante un año ya difícil para la industria petrolera, que ha enfrentado demandas, multas y rechazo de los accionistas por no moverse lo suficientemente rápido para cumplir con los objetivos climáticos.

El mes pasado, Pemex anunció que comenzará a informar sus emisiones de carbono equivalente en forma trimestral debido a las solicitudes de los inversionistas para divulgar datos ESG, pero no explicó por qué las emisiones de gases de efecto invernadero habían aumentado en dos dígitos de abril a junio en comparación con hace un año. Después de dos explosiones consecutivas de plataformas costa afuera, los inversionistas y analistas no están convencidos de que Pemex esté haciendo lo suficiente para abordar los problemas climáticos y de seguridad.

“Se necesitará más que una diapositiva de PowerPoint en su presentación trimestral para decir que están manejando los problemas de ESG”, dijo John Padilla, director gerente de la consultora de energía IPD Latin America.

La empresa se encuentra bajo una enorme presión después de aproximadamente una década y media de caídas de producción y un aumento de la deuda. Combinadas, estas tendencias negativas han reducido la capacidad de Pemex para invertir en nuevos campos. Para salir del estatus de basura, tendrá que equilibrar las demandas ambientales de los tenedores de bonos extranjeros y al mismo tiempo expandir su producción de combustibles fósiles para apoyar la economía mexicana. A diferencia de sus pares internacionales de propiedad privada, las compañías petroleras nacionales están en deuda con sus gobiernos y su mandato principal es generar ingresos para las arcas estatales, lo que les deja poca flexibilidad para reducir su huella de carbono.

Pemex bombeó casi un 40 por ciento más de contaminantes peligrosos a la atmósfera durante el segundo trimestre del año, ya que los equipos de exploración quemaron el exceso de gas natural y las instalaciones se cerraron temporalmente por reparaciones. También está produciendo fuelóleo más contaminante en sus refinerías porque carecen de la tecnología para extraer combustibles más limpios del proceso de conversión del petróleo en productos refinados.

Ambientalistas y activistas han criticado duramente a Pemex por el incendio mortal del domingo en la plataforma E-Ku-A2 en el Golfo de México.

“Desafortunadamente, este tipo de incidentes no son una excepción. Son frecuentes y tienen graves impactos en los trabajadores del sector, en las comunidades que viven cerca de los proyectos energéticos terrestres y los ecosistemas donde se ubican “, dijo Pablo Ramírez, especialista en energía y clima de Greenpeace en México. “Es urgente actuar con apego a la ciencia, pero sobre todo con apego a la justicia y avanzar hacia un modelo energético climáticamente sostenible y socialmente justo”.

Incluso antes de las explosiones, el historial de accidentes de Pemex había atraído críticas internacionales, particularmente después de que anunció planes para comprar la refinería Deer Park en Texas a Royal Dutch Shell PLC en mayo. Aproximadamente un mes después, el representante de Estados Unidos, Brian Babin, publicó una carta al Comité de Inversión Extranjera de Estados Unidos en la que se oponía al acuerdo porque afirmaba que Pemex no tenía un historial de operaciones de refinerías de acuerdo con los estándares internacionales.

Pemex señaló que entre abril y junio, 32 de sus trabajadores – equivalente a uno de cada 4 mil empleados – sufrieron lesiones, incluyendo 13 en su brazo de refinación, ocho en exploración y producción de petróleo y gas, ocho en su división corporativa y tres en su filial logística.

La compañía también tiene uno de los índices de muertes por COVID-19 más altos del mundo, llegando a casi 600 empleados hasta el martes por la noche.

“El patrón de sobrecargar y empujar demasiado petróleo pesado a través de las refinerías de Pemex seguido de un accidente mayor se ha convertido en algo común”, señaló Padilla. “Estos accidentes cada vez más rutinarios han provocado la liberación masiva de gases de efecto invernadero al medio ambiente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button