ChiapasLa Región

Trabajo de parteras en Chiapas aumenta por temor de embarazadas a contagiarse de COVID-19

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Los efectos de la pandemia son innumerables, por ejemplo, en Chiapas, las parteras tradicionales han visto un aumento muy significativo en el número de partos que atienden, pues es que las familias no quieren arriesgarse a ir a un hospital por miedo a contagiarse de COVID-19.

Lucía Girón, de la comunidad tseltal Tzajalchén, es la partera más buscada del municipio de Tenejapa, Chiapas, cuenta que decenas de embarazadas en la zona, que no fueron a hospitales en ciudades por miedo a un contagio o por la saturación, parieron con su ayuda.

“Muchas mujeres escucharon que yo era buena partera, aumentó la llegada de embarazadas, cuando comenzó la pandemia por COVID. Son dos o tres mujeres que llegan en la tarde, lo mismo en el día”, Lucía Girón, partera tradicional Tenejapa, Chiapas.

Cuenta que el oficio lo aprendió de su suegra y lo perfeccionó en cursos con médicos en Tuxtla Gutiérrez, aprendió la posición correcta del bebé, a medir la presión y a escuchar los latidos del corazón. Lucía dice que en 2020 atendió 346 partos, 126 más que en 2019, este mes van 42.

“El año pasado no descansé, no dormí. Sabíamos que las camas en los hospitales estaban llenas, podían infectarse y traer el virus a acá”, Lucía Girón, partera Tenejapa.

María Luna, una mujer embarazada de Tenejapa, no quieren ir al hospital, pues les dicen que no salgan por la pandemia, por lo que prefieren a la partera.

“Mis papás, mi esposo y yo decidimos venir acá, mejor que en el hospital. Por todo lo que está pasando en este momento por la enfermedad. Cuando ya tienes a tu bebé te sientes feliz al verlo”, Irma López, paciente parteras San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

Aunque la partería es tradición en Chiapas, el movimiento de parteras Nich Ixim duplicó sus integrantes en la pandemia, hay 600 en 30 municipios como San Cristóbal de las Casas, Larráinzar, Tenejapa o Las Rosas.

“Había ido mermando un poquito las atenciones con las parteras. Ahora que se vio lo del COVID, favoreció de cierta forma. Estamos en la primera línea de atención también, y el riesgo es igual de alto, como el de los médicos en los hospitales”, Lucía Silva, partera San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

En la unidad de partería casa madre tierra, en San Cristóbal, también piden que ellas sean protegidas contra el COVID-19, no ser discriminadas y que su trabajo sea reconocido.

“A muchas parteras les afectó porque muchas se enfermaron. Otras siguieron trabajando a pesar de todo porque saben que es importante atender a la comunidad”, Ofelia Pérez, partera Camati-Mujeres Construyendo desde Abajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button