La RegiónTabasco

Tabasqueños empeñados; se dispara la deuda pública


De 450 millonesde pesos llegaría a 7 mil 544 millones en caso de que se contraten los mil 500 mdp autorizados por el Congreso el pasado 25 de agosto


JUAN MANUEL DIEGO | De adquirir la administración estatal -ahora con Carlos Manuel Merino Campos al frente como interino- la totalidad de los mil 500 millones de pesos de una nueva deuda que el Congreso autorizó a finales de agosto pasado, los pasivos a largo plazo del gobierno de Tabasco con los bancos ascenderían a 7 mil 544 millones 189 mil pesos.

De concretarse la adquisición de los empréstitos hasta por esa cantidad, la deuda del gobierno estatal con los bancos sería alrededor de quince veces mayor a la del cierre del 2006, último año de gobierno de Manuel Andrade Díaz, que la dejó en 450.52 millones de pesos, dividos en 439.99 millones del sector público estatal y 10.53 millones de la entonces SAPAET.

Eso ha llevado a un aumento considerable en lo que se tiene que destinar del presupuesto público al pago de intereses y servicios financieros de la deuda pública, recursos que -de no haber pásivos- podrían servir para apuntalar rubros prioritarios como salud, educación y apoyos sociales.

En 2006, el gobierno de Andrade Díaz gastó solo 69 millones 246 mil 071 pesos para los servicios de la deuda y 5 millones 923 mil 972 pesos en el rubro “otros gastos de deuda”, es decir un total de alrededor de 75 millones de pesos.

Con el pretexto de atender el impacto de las inundaciones recurrentes en su periodo, el gobierno de Andrés Granier Melo aumentó la deuda a 6 mil 286.99 millones de pesos, 4 mil 307.87 millones con la banca comercial y mil 979.12 millones con la de desarrollo. Así cerró el 2012, año en el que se destinaron 242 millones 923 mil 210 pesos para el pago de intereses y servicios financieros de los pásivos.

Su sucesor, el perredista Arturo Núñez Jiménez dejó la deuda pública del gobierno de Tabasco en 6 mil 551 millones 211 mil pesos al retirarse de la gubernatura en el 2018.

Pero ese 2012, la administración nuñista erogó 3 mil 245 millones 774 mil pesos, una cantidad sin precedente para el pago de pásivos a largo plazo. Al primer trimestre del 2021, ya en la administración de Adán Augusto López Hernández, la deuda pública del gobierno de Tabasco había bajado lígeramente a 6 mil 044 millones 189 mil pesos.

A eso, se suman pásivos a corto plazo, como deudas con proveedores y contratistas por 2 mil 153 millones de pesos.

El pasado 25 de agosto, el pleno del Congreso del Estado aprobó autorizar al gobierno estatal, todavía con Adán Augusto López Hernández en funciones, la contratación de uno o varios empréstitos hasta por mil 500 millones de pesos.

De hacerse efectiva la contratación de la totalidad, la deuda del gobierno de Tabasco llegaría a 7 mil 544 millones de pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button