Opinión

T-MEC: calabacitas y arándanos vs. petroleras

MAURICIO FLORES
ORO NEGRO


Clara como el agua está delineada la raya que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador estableció ante el Gobierno de Joe Biden, raya que augura conflictos y presiones en múltiples frentes incluida la relación comercial… cosa que tendrá que enfrentar Tatiana Clouthier, recién desempacada a la Secretaría de Economía, y aunque cuente con expertos como la subsecretaria Luz María de la Mora, tendrá que vérselas con la experta en finanzas y recién nombrada secretaria de Comercio de EU, Gina Raimondo.

Ya la semana pasada, el mismo departamento de Comercio y el departamento de Estado, el que a partir de hoy conducirá Antony Blinken, enviaron una tronante misiva al canciller Marcelo Ebrard, a la titular de Energía, Rocío Nahle, y a Clouthier, para reclamar la falta de cumplimiento de las reglas de protección a la inversión del Capítulo 14 del T-MEC en materia energética.

Esa carta al más alto nivel de gobierno —no le busquen— es producto del cabildeo que efectuó la American Petroleum Institute, que lidera Michael Summers, y la American Fuel&Petrochemical Manufacturers, de Chet Thompson, que agrupan varias de las más poderosas compañías de ese país.

A esa carta, la hija de Maquío amagó con devolver el golpe en temas que “duelan” al vecino, como en el sector agrícola… donde México tiene poquito parque, como las controversias contra la pretensión estadounidense de aplicar reglas de estacionalidad a las exportaciones mexicanas de calabacín y arándanos.

Claro, para “devolver el golpe” habría que, por ejemplo, colocar un arancel a las exportaciones estadounidenses de maíz amarillo del que compramos 17 millones de toneladas anuales. Ello sí dolería a los agricultores del Midwest… pero, como apunta Juan Carlos Anaya, director de Grupo Consultor de Mercados Agrícolas, ello implicaría elevar el costo para la producción de res, cerdo, pollo y huevo en México.

Un balazo en el pie, pues. De ese tamaño el riesgo de que el renovado antiyanquismo de la 4T permee en una compleja relación comercial.

Julita, “limpia” en Capufe. Nos dicen que el equipo de Elsa Julita Veites y su directora de administración y finanzas, María Guadalupe Cano Herrera, empezaron una purga de los ingenieros que entraron a Caminos y Puentes Federales con el equipo de Genaro Enrique Utrilla, el exdirector que fue nombrado por el también ahora exsecretario Javier Jiménez Espriú. Que la semana pasada, por ejemplo, que se habrían despachado a casi todos los integrantes de la dirección técnica y operación, todos ellos expertos en el tema carretero y algunos con hasta 20 años de experiencia. Hace 4 meses se despacharon al director jurídico Alejandro García y con lo que ya serían tres los cambios en esa área en sólo dos años; y que en todos esos cargos arriban personas cuyo perfil profesional no se ajusta a los requerimientos técnicos para ello. Y si se considera que se sigue posponiendo la contratación para mantenimiento, reparación y operación de las carreteras del sureste (como aquí se lo anticipé) por falta de recursos, ya se imaginará los problemas que se avecinan.

Condusef, nuevas jornadas. Ayer la Comisión Nacional para Defensa de Usuarios de Servicios Financieros inició la presentación de lo que serán las “Jornadas de Orientación Financiera” con lo que el organismo, a cargo de Oscar Rosado, prepara mecanismos innovadores y atractivos para que los ciudadanos tengan un mejor manejo de sus finanzas personales pues la “salud de la billetera” es tan importante como la física y la mental. Un esfuerzo en el que participa el MIDE, que dirige Silvia Singer, y Banxico, de Alejandro Díaz de León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button