DestacadasNacional

Sindicato minero y Gómez Urrutia deben pagar 54 mdd a trabajadores


El resolutivo absuelve a las empresas mineras, es decir, Grupo México – Industrial Minera México, y a sus subsidiarias relacionadas con el caso, así como a Scotia Bank Inverlat-Grupo Financiero Scotia Bank Inverlat, y condena al SNTMMSRM y a Napoleón Gómez Urrutia a pagar los 54 millones de dólares


Hace 15 años, el dirigente del sindicato minero, Napoleón Gómez Urrutia huyó del país, acusó una persecución política por las vías laboral y penal, que según él, le reclamaban en falso el desvío de 54 millones de dólares  recibidos mediante un fideicomiso por la venta de Mexicana de Cananea… pero ayer, un laudo resolvió que el reclamo de entonces era justo y ahora deben pagar.

La condena es al Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana (SNTMMSRM), pero incluye al propio Gómez Urrutia, actual senador morenista, como responsable solidario, esto es que, si el sindicato no paga deberá hacerlo él de su bolsa.

El resolutivo deja insubsistente un laudo previo del 30 de abril de 2018, y en su lugar se emitió la nueva resolución de la Junta Especial Número Diez de la Federal de Conciliación y Arbitraje, en cumplimiento de dos amparos. Se trata auténticamente de un megalaudo, pues resuelve en una sola decisión 19 juicios distintos: 11 juicios iniciados en 2005, seis de 2006 y dos de 2007.

En el conjunto de juicios hay un común denominador: la Junta absuelve a las empresas mineras, es decir, Grupo México – Industrial Minera México, y a sus subsidiarias relacionadas con el caso, así como a Scotia Bank Inverlat-Grupo Financiero Scotia Bank Inverlat, y condena al SNTMMSRM y a Napoleón Gómez Urrutia a pagar los 54 millones de dólares.

La absolución de las empresas y el banco, es porque de acuerdo al expediente, acreditaron que cumplieron con la entrega del dinero al SNTMMSRM, a través del Fideicomiso 10964526 (antes 9645) pero el sindicato no entregó la participación correspondiente a los trabajadores.

El laudo consta de 22 puntos en su resolución, 19 de los cuales corresponden a cada uno de los juicios y tres son procedimentales.

De los 19 casos atendidos en la resolución, hay 13 en los que todos los demandados, incluido el sindicato resultaron absueltos.

También destaca uno (el juicio 192/2005) en el que se acreditó que los trabajadores sí recibieron 80 mil pesos, pero como los demandantes alegaron que les tocaba más, la Junta condena al SNTMMSRM a exhibir las listas de beneficiarios con las que habría decidido que esa era la cantidad que les correspondía para determinar cuánto les tocaba y, de haber diferencia que esta sea pagada a los hoy extrabajadores que demandaron.

Otros cinco juicios, ordenan el pago del dinero, pero es el juicio 498/2005, uno de los iniciados antes de que Gómez Urrutia acusara persecución política, que directamente lo condena como responsable solidario, aunque en una sentencia que favorece sólo a 10 trabajadores demandantes.

Sin embargo, el resolutivo octavo del laudo establece que cualquier trabajador que considere ser parte de la base de trabajadores con derecho a reclamar pago, debe apersonarse en el incidente de liquidación, de manera que deberá ser reconocida la calidad de beneficiario por la Junta.

La decisión de la Junta es histórica, por proponerse poner fin a un asunto que lleva 16 años; también porque ocurre bajo la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, quien abiertamente ha reconocido ser quien instruyó incluir a Gómez Urrutia en los primeros lugares entre los senadores de lista de Morena en 2018 y, porque reivindica la legalidad del reclamo por los fondos que el dirigente gremial siempre alegó eran persecución política.

De los conflictos al Senado
El asunto se remonta al 3 de marzo de 2005, cuando el SNTMMSRM, dirigido por Napoleón Gómez Urrutia, recibió 54 millones 84 mil 470 dólares estadunidenses, a través del mencionado fideicomiso 10964526, que debió repartir a los trabajadores, como participación por la compra-venta, pero no lo hizo.

Ese mismo año se interpusieron dos demandas (resueltas esta semana en seguimiento a los juicios originales 264/2005 y 267/2005) que se acumularon a otros procesos contra el dirigente sindical:

Uno de esos casos se relacionaba con el proceso sucesorio con el que llegó a la dirigencia a la muerte de su padre, Napoleón Gómez Sada. Una facción del gremio, encabezada por Elías Morales, controvirtió su dirigencia obteniendo un laudo favorable y, por ende, la negativa del gobierno federal, a entregarle la toma de nota. Por entonces, era secretario del Trabajo, Francisco Javier Salazar Sáenz, en el gobierno de Vicente Fox.

El 17 de febrero de 2006, Elías Morales y un grupo de choque, tomaron por asalto las instalaciones del SNTMMSRM, sacando al comité “napista”.

Dos días después, el 19 de febrero de 2006, en medio de la disputa por la dirigencia sindical, un siniestro provocó la explosión de la mina 8 Unidad Pasta de Conchos, donde quedaron atrapados 65 trabajadores. Gómez Urrutia llegó al lugar del accidente el 20 de febrero e improvisó una conferencia de prensa en la que denunció lo ocurrido en la sede sindical y acusó de Grupo México de estar detrás de su defenestración, en complicidad con el gobierno foxista.

En esa conferencia de prensa, acusó a Grupo México y a su dueño German Larrea, así como a Villacero y a su presidente Julio César Villarreal, de estar detrás de la persecución política.

En esa misma ocasión acuso a Larrea y a su empresa e “homicidio industrial”, una expresión que con el paso de los años usaría para para señalar que tanto la defenestración de la dirigencia como los casos penales y laborales por los 54 millones de dólares, eran entre otras razones, consecuencia de esa declaración. De hecho, cada vez que aborda los casos judiciales, suele presentarse en conferencias de prensa con viudas de Pasta de Conchos.

Aquella misma semana de febrero de 2006, se difundió que, por el desfalco de los 54 millones de dólares (se hablaba de 55 millones) se habían liberado órdenes de aprehensión. Gómez Urrutia fue visto en público por última vez el 23 de febrero de 2006 y, tiempo después aparecería refugiado en Canadá donde permaneció hasta 2018, cuando Morena lo incluyó en los primeros lugares de su lista de senadores de partido, con lo que obtuvo un escaño y con eso, fuero constitucional.

Luego de varias divisiones en el sindicato que dieron pie a que antiguos colaboradores fundaran sus propias organizaciones gremiales, Gómez Urrutia regresó a México a finales de agosto de 2018, asumiendo físicamente la dirigencia del SNTMMSRM y su puesto legislativo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador defendió siempre la decisión de incluirlo en la lista en 2018, por considerar que era un perseguido político y tiempo después, revelaría que fue un pedido de Jeremy Corbyn, el líder del partido laborista inglés con quien sostiene desde hace años una amistad personal.

El lunes, el SNTMMSRM y el senador Gómez Urrutia, han convocado a una conferencia de prensa en la que fijarán una posición respecto al megalaudo. Fuente: Proceso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button