La RegiónTabasco

Silvia, la hermana de Adán, hizo candidata a Yolanda…Sueñan con la gubernatura


“Los que fueron elevados al principado por la sola fortuna, llegan a él sin mucho trabajo; pero tienen uno sumo para la conservación suya. No hallan dificultades en el camino para llegar a él, porque son elevados como en alas; pero cuando le han conseguido se les presentan entonces todas las especies de obstáculos”.


SAMUEL SOTO GILES.- La tercera parte de la campaña de la candidata de Morena a la alcaldía de Centro, Yolanda Osuna Huerta, fue de pedir el voto casa por casa, buscando fijar una identidad entre dos lemas: Honestidad y Resultados y Yo propongo, yo trabajo, yo doy resultados

En su balance, dijo que había concluido con éxito la segunda semana de campaña: “han sido 14 días de caminatas y encuentros con los ciudadanos, he conocido gente que trabaja, desde su trinchera, por Centro”.

Yolanda Osuna sigue un cartabón de campaña, en la primera etapa asistir donde Morena ha ido aglutinado. Por ejemplo en Tamulté de las Sabanas bajo la sombra del candidato a diputado local, Jaime Lastra, que adelantó lo que llaman dispersión de recursos.

Esa dispersión de recursos, Yolanda la tiene programada para las próximas dos semanas. Le inyectará dinero a la movilización. Será impresionante el recibimiento, “apoteótico”, para que con ese impulso levante de manera natural y vuelva la dispersión de recursos en el día de la jornada electoral, “en el acarreo”.

Por lo pronto, la generalidad de comentarios de la candidata es en el mismo tono, de que “este 6 de junio, con tu voto, seguiremos avanzando con Morena”, de que “reitero mis compromisos de la semana”.

Insiste en que por el intenso trabajo, pero muy emotivo, ha retomado las necesidades de las personas, pero sobretodo está vivo el recibimiento.

“Me encuentro con personas donde nos han identificado proyectos de años anteriores, productivos que les ha cambiado la vida para mejorar las condiciones de vida con la familia”, relata.

De su proselitismo por las colonias Guadalupe Borja, 18 de Marzo y Tamultè de las Barrancas, resume que le han planteado sus necesidades, •pero también sus esperanzas con el proyecto de Yolanda Ozuna, no solamente en cuanto a infraestructura, mejorar los servicios, sino también el deporte, el desarrollo urbano, la cuestión social”.

Todavía sorprendida, ve como “cada día, los habitantes de Villa Playas del Rosario inician sus actividades desde muy temprano, hoy camino para escucharles, para conocer de viva voz cuáles son sus necesidades, para trabajar juntos en este proyecto y lograr un mejor Centro”.

“Mi propósito es trabajar por ustedes, vamos a construir el triunfo, y la esperanza será nuestro motor para transformar a Centro. Gracias a todas las personas que se están sumando a la Cuarta Transformación”, les responde.

Yolanda Osuna no quería dejar la Secretaría de Cultura, aceptó a regañadientes la propuesta de Silvia, la hermana del gobernador Adán que está casada con Humberto Mayans Canabal, “Después vas a ser gobernadora”, le dijo. En su equipo ya se pelean las direcciones del Ayuntamiento y las secretarías de 2025. Luis Acopa irá a Decur y después a la Secretaría de Cultura, aseguran.

La historia no va a repetirse, le dijeron, aunque Rosalinda, la otra hermana de Adán, haya impuesto a Roberto Villalpando en la alcaldía de Macuspana, y fuera obligado a renunciar por irregularidades administrativas.

AL CALCE

Cabe recordar la ilustración de la historia, la de uno de los capítulos de El Príncipe, de Maquiavelo, el de Los principados nuevos que se adquieren con las fuerzas ajenas y la fortuna (la suerte).

“Los que fueron elevados al principado por la sola fortuna, llegan a él sin mucho trabajo; pero tienen uno sumo para la conservación suya. No hallan dificultades en el camino para llegar a él, porque son elevados como en alas; pero cuando le han conseguido se les presentan entonces todas las especies de obstáculos”.

Estos príncipes no pudieron adquirir su Estado más que de uno u otro de estos dos modos: o comprándolo o haciéndolo dar por favor; como sucedió, por una parte, a muchos en la Grecia para las ciudades de la lona y Helesponto, en que Darío hizo varios príncipes que debían tenerlas por su propia gloria, como también por su propia seguridad; y por otra, entre los romanos, a aquellos particulares que se hacían elevar al imperio por medio de la corrupción de los soldados.

Semejantes príncipes no tienen más fundamentos que la voluntad o fortuna de los hombres que los exaltaron; pues bien, ambas cosas son muy variables, y totalmente destituidas de estabilidad.

Fuera de esto, ellos no saben ni pueden saber mantenerse en esta elevación. No lo saben, porque a no ser un hombre de ingenio y superior talento, no es verosímil que después de haber vivido en una condición privada se sepa reinar. No lo pueden, a causa de que no tienen tropa ninguna con cuyo apego y fidelidad puedan contar.

Por otra parte, los Estados que se forman repentinamente son como todas aquellas producciones de la naturaleza que nacen con prontitud; no pueden ellos tener raíces ni las adherencias que les son necesarias para consolidarse.

Los arruinará el primer choque de la adversidad, si, como lo he dicho, los que se han hecho príncipes de repente, no son de un vigor bastante grande para estar dispuestos inmediatamente a conservar lo que la fortuna acaba de entregar en sus manos, ni se han proporcionado los mismos fundamentos que los demás príncipes se habían formado antes de serlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button