Opinión

Sí, el gas está muy caro

Jonathan Ruiz Torre
Parteaguas

No hay modo de aguantar un baño frío en estos días, por eso se nota más: desde diciembre, el gas LP rebasó por primera vez en la historia los 20 pesos por kilogramo, de acuerdo con Pemex.

Depende a qué vendedor le pregunten, pueden toparse en estos días con precios que alcanzan los 25 pesos por unidad. Ojo, muchas empresas comercializadoras disfrazan la tarifa de su conversión a litros, para que suene menos caro, pero son necesarios casi dos litros para obtener un kilo del combustible.

¿Qué está pasando? Algo muy parecido a lo que ocurre con la gasolina. El gobierno no termina de reparar las refinerías viejas de Pemex, en caso de que haya comenzado ya.

La refinería nueva, en Tabasco, está muy lejos de quedar lista. Así no hay manera de producir más gas LP mexicano. Por el contrario, la oferta nacional cae.

¿La consecuencia? Una dependencia sin precedentes del combustible que México trae de Estados Unidos. Las autoridades de ese país revelaron exportaciones de propano a su vecino del sur por 200 mil barriles diarios durante noviembre, de acuerdo con la Agencia de Información Energética, EIA.

Esa cifra es 123 por ciento más grande que la producción total de Pemex de ese combustible.

Allá el gas en las casas promedia el equivalente a 21.50 pesos por kilo, así que difícilmente hay manera de venderlo por debajo de ese precio en México.

En la inflación que registra el INEGI, el gas LP ya se hizo notar. En un año aumentó 20.08 por ciento.

Son ocho de cada 10 casas en México las que usan este producto para calentar sus baños mañaneros o para cocinar todos los días, de acuerdo con encuestas elaboradas por el INEGI.

El confinamiento que impide a ustedes visitar libremente restaurantes y hoteles mantiene apagadas la mayoría de las calderas y estufas industriales de esos negocios. Eso puede explicar que las ventas totales de gas licuado de Pemex cayeran más de 5 por ciento el año pasado.

Si de pronto algo imprevisto –como un adecuado reparto de vacunas tan anhelado– provocara que estos negocios regresen a la acción, el problema podría agravarse. Pemex, a cargo de Octavio Romero, no tiene capacidad de aumentar la oferta nacional de productos refinados.

La elaboración de gas LP cayó 7 por ciento el año pasado y había caído 12 por ciento un año antes, después de desplomarse 15 por ciento en 2018. En sentido contrario, las importaciones aumentan anualmente.

Sería injusto apuntar al gobierno actual como causante del problema. El lío comenzó cuando la administración del presidente Enrique Peña Nieto abandonó bruscamente las inversiones gubernamentales. Las refinerías sufrieron consecuencias similares a las de un coche que no va al taller para su mantenimiento… durante años.

Cierto es también, que el equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador a más de dos años de ejercicio, muestra incompetencia para resolver el problema.

El analista de Bloomberg Intelligence, Jaimin Patel, coincide hasta cierto punto con el mandatario mexicano en la posible conveniencia de construir una nueva refinería, ante una dependencia de insumos extranjeros que en buena medida usan como base el crudo europeo Brent, lo que los encarece y resta al gobierno poder de influencia en el control de la inflación, pero pensar en que Dos Bocas será rentable económicamente luce como un error. Al terminar este año, el gobierno habrá gastado unos 4 mil millones de dólares y el proyecto tabasqueño apenas comenzó.

“Dos Bocas batallará para ser rentable, particularmente con un exceso de presupuesto que puede superar en un 50 por ciento el costo (inicial) del proyecto”, expuso Patel en un informe de este martes.

El LP sí está caro y no hay señales que permitan ver una baja próxima. Pongan el ojo a los calentadores solares, según el INEGI, ya hay 2 millones en uso en el país, contra 11 millones a gas…

Director General de Proyectos Especiales y Ediciones Regionales de El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button