La Última de Petróleo

Se perfila largo el litigio entre Talos y el gobierno de México


El viernes la firma estadounidense notificó el inicio de una disputa en instancias foráneas ante la decisión del gobierno de dar a Pemex el control del campo que ambas comparten


De concretarse la disputa que la estadounidense Talos Energy notificó al gobierno mexicano aplazándolo a un proceso de arbitraje internacional por la decisión que tomó la Secretaría de Energía sobre otorgar la operación del yacimiento Zama a Petróleos Mexicanos (Pemex) llevará a un largo, complejo y costoso litigio inconveniente para todas las partes, ya que se impide el desarrollo de este campo, que es el primero descubierto por un privado como campo nuevo desde la apertura del sector.

Según Miriam Grunstein, abogada del sector energético, la actuación del operador Talos, que obtuvo su contrato de producción compartida mediante un concurso en que con sus socios Wintershall DEA (que compró sus acciones a Sierra Oil and Gas) y Premier Oil, ofreció las mejores condiciones para el gobierno, así que tiene los derechos exclusivos para explotar y explorar, legal y constitucionalmente. 

Además, el campo que constituirá la asignación de Pemex y su parte vecina, el campo Zama, en aguas someras del Golfo de México, no está unificado todavía con lo que los participantes deben ponerse de acuerdo en una suma de voluntades para definir la participación de cada uno y después elegir operador. 

“Jurídicamente hay un problemón, uno que cualquier corte en el mundo tardará en resolver y con base en las reglas de comercio internacional dará la razón a Talos, porque Pemex no puede tener derechos sobre un contrato que se obtuvo legalmente y en el cual se han realizado gastos”, dijo la experta. 

En su experiencia en litigios y análisis académicos, Grunstein aseguró que estos litigios toman muchos años, incluso más de una década y que las administraciones de los países cambian, lo que permite que se llegue a acuerdos. Pero además, la prisa por explotar este campo llegará cuando los precios del petróleo suban y mientras tanto sencillamente se congela una operación que a la vista de Talos resulta desventajosa. 

Talos aduce daños por decisión de la Sener

Cabe recordar que el viernes pasado Talos Energy envió al gobierno de México una Notificación de Disputa derivada de decisiones de la Secretaría de Energía de otorgarle a Pemex la operación del yacimiento Zama una vez que se unifique con la asignación contigua que pertenece a la estatal.

Dicha decisión gubernamental causará pérdidas o daños a la firma que, junto con la alemana Wintershall Dea y la inglesa Premier Oil, obtuvo el contrato CNH-R01-L01-A7/2015, del Bloque 7 en aguas someras del Golfo de México, según la estadounidense. 

“El objetivo de esta notificación es resolver la disputa de manera amistosa mediante consultas y negociaciones y evitar la necesidad de más acciones legales, incluido el arbitraje”, refirió la empresa, “Talos continuará interactuando de buena fe con los representantes del Gobierno de México en busca de lograr un acuerdo justo y mutuamente benéfico, aseveró la empresa, que ha invertido en la exploración de este campo y por tanto busca operar el yacimiento unificado”. 

Apenas en julio pasado, la secretaria de Energía, Rocío Nahle, confirmó que Petróleos Mexicanos (Pemex) será el operador del primer descubrimiento petrolero que un privado ha realizado en México en los últimos 70 años: el campo Zama.  Fuente: Karol García El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button