La Última de Petróleo

Romero quiere cerrar el comedor ejecutivo de Pemex; empleados protestan


Dice que es “parte elemental” de su plan de austeridad. Satisfacción ante revés de Nahle


Crece el malestar en Pemex por la intención de Octavio Romero de clausurar definitivamente el comedor de ejecutivos que funciona en la torre de la Colonia Anzures, en CDMX. El director general alega que es para contribuir a su plan de austeridad. Trae el proyecto casi desde que asumió, pero sus propios allegados lo disuadieron de una medida que iba a ser altamente impopular en el plano gerencial.

Por estas horas Romero oscila entre el cierre definitivo del comedor o, como plan menos extremo, que los ejecutivos de Pemex paguen por sus alimentos. LPO pudo conocer que algunos directivos han acudido al director financiero Marcos Herrería para torcer el cierre del comedor, que sería efectivo el mes que viene.

En sus primeras semanas en Pemex, en 2018, Romero ya impulsaba que los empleados de la compañía trabajaran los sábados.

La austeridad es transversal. Se han recortado vuelos en primera clase y líneas telefónicas corporativas. A la par, Pemex es de las petroleras del mundo que menos gasta en investigación: este año serán menos de 20 millones de pesos.

El director se siente más empoderado. Esto se debe a que su pálpito va rumbo a cumplirse: Rocío Nahle no va a poder finalizar en tiempo y forma la refinería de Dos Bocas y la prueba de ese lapso que se termina es la arrebatada ley de reforma del sector hidrocarburos.

A Romero le conviene el traspié de Nahle porque este le daría la centralidad en temas energéticos en el entorno de Andrés Manuel López Obrador. La PolíticaOnLine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button