La Última de Petróleo

Reyes-Heroles quiere entrar al negocio de refinerías modulares que impulsa la 4T

Nadia Luna
ORO NEGRO

La rehabilitación de las seis refinerías y la construcción de Dos Bocas no serán suficiente para lograr el objetivo energético de la 4T. Bajo ese cálculo, López Obrador se abrió a la posibilidad de impulsar refinerías modulares a manos de empresas privadas, un negocio que ya entusiasma al que fuera director de Pemex durante el sexenio de Felipe Calderón, Jesús Reyes-Heroles.

Fuentes cercanas a este proceso relataron a LPO que la firma GEA, que preside y dirige el también ex secretario de Energía en el gobierno de Ernesto Zedillo, se ha concentrado en este tipo de negocios, por lo que muestra interés en el potencial proyecto que se desarrollaría en el Istmo. Además, las fuentes relatan que su relación con la 4T es tranquila: si bien no transita como un aliado de la 4T, tampoco se ubica como un adversario.

El pasado 23 de diciembre, el presidente López Obrador informó su intención de retomar este proyecto: “Acaba de presentarse un proyecto nuevo que va a reforzar, que es una inversión de particulares (…) Hay unas plantas nuevas modulares que se pueden construir, se pueden montar relativamente rápido. Entonces, esta empresa de mexicanos ofrece tener petróleo ligero, traerlo al istmo -por eso también nos importa mucho todo el desarrollo del istmo- y ahí poner estas plantas y hacer una sociedad con Pemex.

El presidente explicó que los privados estarían ya logrando un acuerdo con productores de petróleo en Estados Unidos que están extrayendo el petróleo superligero que se produce en ese país. La noticia la dio al ser cuestionado sobre si Dos Bocas estaría en tiempo y forma. Al respecto, solo refirió al tiempo, asegurando que se cumplirá, más no habló de la forma. En ese contexto, en el mercado petrolero consideran que la 4T estaría revaluando su tamaño.

Y no hay que dejar de lado que las metas energéticas ya eran revisadas con preocupación. En julio pasado, el presidente reconoció que ni con todo el sistema refinero ya incluyendo dos bocas, alcanzaría la anhelada soberanía energética: se quedarían por debajo en 100,200 mil barriles.

En ese contexto resurge esta idea, la cual ya había sido evaluada en años anteriores pero que, a falta de “voluntad política”, como afirman los expertos, no se había desarrollado, a pesar de tener una buena recepción en el mercado pues requieren menor tiempo de instalación, además de recursos.

El mismo López Obrador ya consideraba esta salida desde antes de que llegara al gobierno. Desde 2017, LPO reveló que el presidente ya echaba ojo al modelo de minirefinerías estadounidense. Sin embargo, como sabemos, la estrategia se enfocó en Dos Bocas, a pesar de las críticas.

Hay otras firmas que también comienzan a sonar: INDI y Corporativo Isa, de acuerdo con el columnista Darío Celis. Ambas empresas muy cercanas a la 4T, pues ya han trabado en distintos proyectos. La primera mencionada tiene proyectos en el Istmo. La Política On Line

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button