La Última de Petróleo

Reforma energética nos hizo dependientes de importaciones de combustible: Pemex


El director de la paraestatal aseguró que a través de las reformas actuales se está revirtiendo la dependencia, pues el “cambio de paradigma está siendo exitoso”.


El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, aseguró que la reforma energética de 2014 obligó a la empresa paraestatal a ser dependiente de las importaciones de combustible, sin embargo, en la administración actual se busca revertir dicho paradigma.

En La Mañanera, el funcionario informó que, de acuerdo a los paradigmas actuales y las proyecciones en el mercado mundial, la demanda de combustibles fósiles va a aumentar en los próximos 30 años, no obstante ya se realizan esfuerzos internacionales y nacionales para transitar a energías limpias.

“Es necesario como país prepararnos en la lógica de la autosuficiencia energética. Una de las consecuencias de la reforma energética en 2014 fue el crecimiento de la dependencia del país con las importaciones de gasolina y diésel para abastecer el mercado interno”, resaltó.

Romero Oropeza apuntó que la dependencia de combustibles no sólo representó un factor de riesgo para la economía, sino que también afectó la balanza de productos petroleros nacionales, lo cual, dijo, es el resultado de la diferencia de exportaciones e importaciones petroleras.

De acuerdo con el director, se pueden identificar tres etapas del saldo de la balanza de productos petroleros en la última década:

1.- La primera va del 2010 al 2014, periodo en el que saldo de la balanza era positivo aunque con tendencia decreciente.

2.- Durante 2011, las exportaciones alcanzaron niveles de 63 mil millones de dólares, generando un superávit de 15 mil millones de dólares. Para 2014, año del inicio de reforma energética, se registró por última vez un superávit. La segunda de 2015 a 2018 representó saldos negativos crecientes.

3.- En 2018 hubo mayor déficit, con 23 mil millones de dólares como consecuencia de la reforma energética. La última etapa se inicia con el rescate de la “soberanía energética”, en la que se observa un cambio de tendencia, pues, si bien el saldo de la balanza sigue siendo negativo, comenzó una disminución paulatina del déficit comercial y, para 2020, se redujo a 13 mil 600 millones de dólares.

El titular de Pemex explicó que la gasolina es la que más se importa, 45 por ciento de la que se utilizaba en el 2013 provenían del extranjero; porcentaje que incrementó al 79 por ciento en 2018. En contraste, durante este gobierno las importaciones han disminuido sistemáticamente hasta bajar al 61 por ciento “principalmente por la estrategia efectiva del combate al robo de combustibles y adicionalmente por la crisis de la pandemia”, detalló.

En el caso del diésel, en 2013 las importaciones eran del 27 por ciento y para 2018 de 77 por ciento, se pasó de importar 5 mil millones de dólares a 10 mil millones en 2018.

En esta administración, las importaciones han bajado hasta un 60 por ciento. “México es una potencia petrolera, la reforma energética en cuatro años nos convirtió en país dependiente de importaciones. El cambio de paradigma está siendo exitoso, las estadísticas muestras que la política de abastecimiento va en la dirección correcta”, sostuvo. Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button