Opinión

¿Qué le espera a Ángel Cid en PEP?

Atzayaelh Torres
Energía con H al Final

Trascendió ayer la llegada de a la dirección general, nada más ni nada menos, que de la subsidiaria más importante de Petróleos Mexicanos: Pemex Exploración y Producción. Hago énfasis en que es la más importante, puesto que la estrategia que ha perseguido este gobierno ha sido la recuperación de la producción petrolera como principal estandarte del éxito, enmarcado en la soberanía energética que anhela el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Ángel Cid Munguía llega a sustituir a Miguel Ángel Lozada, quien a pesar de las controversias emanadas de su gestión al frente de PEP, ha sido jubilado con nivel de director general, dejando a atrás el fantasma de la inhabilitación por malos entendidos en el caso de la Estafa Maestra, y de los cuales ya fue completamente exonerado por parte de la Secretaría de la Función Pública.

Frente a sí, Cid Munguía tendrá una serie de retos importantes hacia la segunda mitad del gobierno de la #4T. Tendrá que demostrar que Pemex no está en peligro de extinción, como muchos radicales presumen, y que la petrolera nacional tiene todavía mucho que dar hacia adelante.

Por otra parte, si bien es cierto que la administración de Pemex ha hecho un gran esfuerzo para detener la caída en picada de la producción de crudo, las cifras no son alentadoras. A dos años de haber tomado las riendas de la petroleras, no se ha podido rebasar del techo de 1.7 millones de barriles diarios, cuando en la estrategia inicial tendríamos que ir superando los 1.8 millones.

El otro tema es el presupuestal, hemos tocado en este espacio y es de dominio público el problema tan fuerte que tiene Pemex con el pago a contratistas. Una situación que involucra a otras áreas administrativas de la petrolera, e incluso de la Secretaría de Hacienda, pero que repercute directamente en la operación de la misma, que ahora reposa sobre los hombros de Cid Munguía, quien tendrá que aprender a balancear entre las limitaciones hacendarias, y la imperante necesidad de echar toda la carne al asador este año para producir más.

En fin, los retos que tiene el nuevo director de PEP son diversos, pero capacidad existe, pues es ingeniero petrolero casi de nacimiento, y conoce las operaciones de PEP en mar y tierra. Cuenta también con el respaldo del gremio como presidente de la Asociación de Ingenieros Petroleros de México, y sobre todo, cuenta con el espaldarazo de la administración. Detrás de él vendrán de igual forma una cascada de cambios importantes en un año complicado, pero con muchas oportunidades.

Además del nombramiento del director general de PEP, el Consejo de Administración aprobará a final de este mes a José Luis Chávez Suárez como coordinador de asesores (cargo que dejó Cid), junto con otra serie de movimientos internos que tienen como finalidad apretar el paso en medio de este caótico 2021. Fuente: El Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira igual
Close
Back to top button