La Última de Petróleo

Privados importan ya un tercio de la gasolina y más de la mitad del diésel


La internación total de combustibles del extranjero ha bajado por la menor demanda, pero los volúmenes transados por los competidores de Pemex han crecido consistentemente en el último año; mercado captado por particulares enfrenta retos por los cambios a la Ley de Hidrocarburos.


En el promedio del primer trimestre del año, el volumen de diésel importado por privados superó por primera vez al de Petróleos Mexicanos (Pemex) mientras que la gasolina importada por empresas distintas a la empresa estatal llegó a 138,095 barriles por día, lo que representó el 33.48% del total de gasolinas que se importaron al país. Esta participación está muy por encima del 18% que se registró en 2020 y es de más el triple del 9.9% de participación privada del 2019, según datos de la Secretaría de Energía. 

De acuerdo con expertos y abogados del sector, es en este mercado donde se observarán las mayores afectaciones provocadas por la recientemente promulgada reforma a la Ley de Hidrocarburos, en que la autoridad podrá negar de facto y cancelar permisos para actividades de importación, distribución y comercialización de combustibles para devolver mercado a Pemex. 

Por lo pronto, según el Sistema de Información Energética de la Secretaría de Energía, en el primer trimestre del año se importó un volumen total de 412,524 barriles diarios de gasolinas. Este volumen fue 32.5% inferior al del año anterior y es el más bajo de los últimos seis años, incluso por debajo de los 416,757 barriles por día que se importaron en el 2016, que fue el primer año de importación legal de combustibles por parte de privados tras la reforma energética. 

Y de este volumen de importación, 274,429 barriles diarios correspondió a Pemex, es decir el 66.5% del total, con lo que el restante 33.5% fueron importaciones de 14 empresas privadas que realizan esta actividad en México. 

Esta participación se compara con la del año pasado, en que Pemex importó el 82% de las gasolinas con un volumen de 501,436 barriles diarios en el primer cuarto del año, y los privados únicamente el 18%, o sea 110,504 barriles por día en el promedio del primer cuarto del 2020. 

El ascenso de las importaciones por parte de empresas distintas a Pemex ha sido muy notorio, puesto que en el primer año en que privados pudieron traer de forma legal combustibles a México, la importación de gasolinas por parte de empresas distintas a Pemex fue de 0.13%, en 2016; y luego se redujo a 0.05% en 2017; pero aumentó a 1.4% en 2018; para elevarse hasta 9.8% en 2019 y duplicarse de un año a otro al llegar al 2020. 

En 2016, las empresas privadas importaron únicamente 522 barriles por día, volumen que ha aumentado 264 veces al llegar al 2021. 

DIÉSEL

Según datos de la Secretaría de Energía, en el promedio de enero a marzo se importó un volumen total de 174,104 barriles diarios de diésel, que resultó 29% inferior al del mismo lapso del año anterior. Además, fue el volumen más bajo desde el 2016, en que se importaron 133,288 barriles por día. 

De este volumen total de importación de diésel, 84,080 barriles diarios correspondieron a Pemex, o sea, el 48.3%, mientras que 90,024 barriles diarios fueron importados por empresas privadas, con lo que con una participación de 51.7% en las importaciones de diésel, los privados superaron por primera vez a Pemex. 

Cabe recordar que las importaciones de diésel por parte de empresas como Exxon, Arco, Chevron y las comercializadoras Trafigura y Vitol, son las que más se dispararon en el mercado mexicano, aumentando de 6 barriles diarios en 2016, a 1,534 barriles por día en 2017, a 41,924 barriles diarios en 2018, a 74,685 barriles diarios en 2019 y llegando hasta 88,548 barriles diarios en 2020. 

Así, tan sólo del 2017 al 2018 las importaciones privadas pasaron de 0.65% del total a 15% a nivel nacional, aumentando hasta 27% al llegar al 2019, para subir hasta 36% en 2020 y rebasar el 51% en el primer trimestre de este año. 

Al presentar su defensa sobre la Ley de Hidrocarburos en el Congreso, la Secretaría de Energía reveló que al 28 de febrero se reportó un total de 70 permisos para importación de gasolinas y diésel vigentes en manos de privados, de los cuales 39 correspondieron a un año y 31 a permisos de 20 años. En la misma fecha, Pemex reportó tres permisos para importación con vigencia de un año y 10 para 20 años. En lo relativo a la turbosina, los privados reportaron un total de nueve permisos vigentes, mientras que Pemex reportó cinco. 

“Dichas cifras contrastan con la cantidad de permisos para la importación de gasolinas y diésel otorgados durante la administración anterior. Al 23 de agosto de 2018, se encontraban vigentes un total de 1,068 permisos de importación de petrolíferos, de los cuales 542 correspondían a diésel, 440 a gasolinas y 86 a turbosina”, expuso la Secretaría de Energía en lo referente al abuso de otorgamiento de permisos que se dio en la apertura del sector. 

Entre el 2011 y el 2018, las importaciones totales de gasolinas, diésel, turbosina y combustóleo pasaron de 566,300 barriles por día a 997,300 barriles diarios, con un aumento de 76%, lo que explica el mercado que desea recuperar Pemex.

Por lo pronto, el martes fue promulgada la reforma a la Ley de Hidrocarburos y la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), que agrupa a 43 asociaciones de gasolineros de las 32 entidades federativas, pidió hacer cambios reglamentarios y de procedimiento, mientras que las empresas en lo particular preparan los distintos amparos para suspender el nuevo ordenamiento.  

Desde la aprobación de los cambios a este ordenamiento en el Congreso, distintos empresarios y abogados del sector aseguraron que habrá una pugna legal para la defensa de la no retroactividad de derechos adquiridos, la desproporcionalidad de las medidas aplicadas para un objetivo distinto que sería frenar el mercado ilegal de hidrocarburos y la amenaza de que se ejecuten expropiaciones de facto a las inversiones realizadas en el país. Este martes, reiteraron que acudirán a juzgados especializados en competencia económica en los próximos días.

Fuente: Karol García /El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button