La Última de Petróleo

Pemex tiene un nuevo riesgo: no poder acceder a más capital para su financiación


La petrolera ya había advertido la posibilidad de no poder acceder a capital en condiciones favorables, pero en su último reporte menciona que quizá no lo pueda hacer en ninguna condición


Pemex adhirió un nuevo riesgo que podría poner en duda la continuidad óptima de su negocio: la posibilidad de no tener más acceso a nuevo capital para su financiación.

La petrolera nacional incluyó esta posibilidad como parte de los riesgos relacionados con sus operaciones que son anualmente reportados a la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés).

“No puede haber ninguna garantía de que vamos a seguir teniendo acceso al capital en condiciones favorables o cualquier condición en absoluto”, escribió la administración de la petrolera en su último reporte.

En años anteriores la compañía ya advertía que tenía posibilidades de no tener acceso a nuevo capital bajo condiciones favorables, debido principalmente a sus altos niveles de deuda y los bajos resultados de la compañía en algunos segmentos, como la producción de crudo.

Pero esta es la primera vez que la estatal advierte que su posibilidad de acceso a nuevo financiamiento podría ser casi nulo.

Una fuente al interior de Pemex explicó que desde mediados del año pasado la compañía comenzó a recibir advertencias de los inversionistas y tenedores de bonos respecto a nuevas restricciones de acceso a nuevo financiamiento e intereses más caros para poder acceder a capital, derivado de la mala situación financiera por la que atravesaba la petrolera.

Las advertencias vinieron después de que la pandemia por coronavirus comenzó a mostrar los primeros efectos en la economía mundial y en las finanzas de la estatal y después de que la calificadora Moody’s degradó el grado de inversión de la petrolera y dio el último puntillazo para para que sus bonos perdieran el grado de inversión en abril del año pasado.

Actualmente Pemex tiene en el mercado más de 100,000 millones de dólares en bonos y en los últimos meses ha buscado refinanciar su deuda, que la coloca como la petrolera más endeudada a nivel mundial.

Y ahora, en el reporte a la SEC, Pemex advierte que de no conseguir financiamiento, podría tener obstáculos en su capacidad de invertir en proyectos y cumplir con sus obligaciones de pago e intereses con sus acreedores.

“Como resultado, podemos estar expuestos a limitaciones de liquidez y no ser capaces de pagar a nuestros proveedores, el servicio de nuestra deuda o hacer los gastos de capital necesarios para mantener nuestros niveles de producción actuales y para mantener y aumentar las reservas probadas de hidrocarburos que nos asigna el gobierno mexicano, que pueden afectar adversamente nuestra condición financiera y los resultados de las operaciones”, escribió la empresa en su reporte anual a la Comisión de Estados Unidos.

Hasta antes de este reporte, la compañía tampoco había reconocido como riesgo en sus reportes anuales a la SEC no pagar a sus proveedores, pero el aumento constante en la deuda que tiene con sus contratistas ha orillado a la compañía a mencionarlo como una de las posibles consecuencias de su situación financiera.

A diciembre del año pasado, la petrolera reconoció un adeudo de 282,000 millones de pesos con sus proveedores. La cifra ha crecido de manera constante. En 2019 la deuda era de 208,000 millones y en 2018 de 145,000.

Analistas del sector explicaron que si bien la compañía podrá continuar consiguiendo capital para refinanciar sus deudas y otras actividades, los intereses a los que la estatal conseguirá nuevo financiamiento serán cada vez más elevados y pondrán más en aprietos su inestable situación financiera. Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button