La Última de Petróleo

Pemex prevé dificultades de financiamiento

Petróleos Mexicanos (Pemex) admite que está en riesgo de no poder acceder al mercado y obtener el financiamiento que necesita para mantener sus operaciones, cumplir con las obligaciones que le genera su deuda e invertir en nuevos proyectos.

En su reporte anual a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), aseguró que entre los factores que están generando incertidumbre sobre su continuidad como empresa funcional y su acceso a la liquidez suficiente, se encuentra la reducción de su grado de inversión, a especulativo o bonos basura, por parte de las calificadoras Moody’s y Fitch.

“Existen dudas importantes sobre nuestra capacidad para continuar como empresa en funcionamiento”.

En los últimos años, el endeudamiento de Pemex en relación con sus reservas de petróleo se ha incrementado sustancialmente, lo cual, en conjunto con la caída de los precios del crudo y la disminución de la producción, han tenido un impacto negativo en su capacidad para generar flujos de efectivo positivos.

“Tenemos una cantidad sustancial de endeudamiento y otros pasivos y estamos expuestos a restricciones de liquidez, lo que podría dificultarnos la obtención de financiamiento en términos favorables y podría afectar adversamente nuestra condición financiera, resultados de operación y capacidad para pagar nuestra deuda”.

UNA PESADA CARGA FISCAL
En su informe, la empresa del Estado asegura que tienen una fuerte carga fiscal, y a consecuencia de esto su flujo de efectivo no es suficiente para financiar los gastos que implica su operación, lo que en consecuencia provocó la necesidad de adquirir deuda, por lo que su capital de trabajo se ha deteriorado.

“En los últimos años, nuestro nivel de endeudamiento en relación con nuestras reservas de petróleo se ha incrementado sustancialmente. Los precios del petróleo relativamente bajos desde 2014 y la nueva caída en 2020, así como la disminución de la producción, también han tenido un impacto negativo en nuestra capacidad para generar flujos de efectivo, lo que, junto con nuestra continua y pesada carga fiscal y el aumento de la competencia del sector privado, ha puesto a prueba nuestra capacidad para financiar nuestros gastos”.

SON POCAS LAS GARANTÍAS
Para la empresa, no hay garantía de que siga teniendo “acceso al capital en condiciones favorables o en cualquier condición”, sobre todo por la reducción de su grado de inversión, toda vez que Fitch ratificó su calificación en “BB-” en un grado especulativo, mientras que Moody´s la colocó en Ba2 con perspectiva negativa.

“Dependemos del acceso a los mercados financieros para financiar nuestras operaciones y financiar los gastos de capital necesarios para llevar a cabo nuestros proyectos de inversión de capital. En consecuencia, las calificaciones crediticias son importantes para nuestra situación comercial y financiera, ya que las calificaciones crediticias afectan el costo y otros términos en los que podemos obtener financiamiento.”

Pemex reconoció ante la SEC que de aplicarse una reducción adicional a sus calificaciones crediticias tendrá consecuencias adversas en su capacidad para acceder a los mercados financieros, y de hacerlo, los términos podrían ser costos.

Esto podría dañar significativamente nuestra capacidad para cumplir con nuestras obligaciones existentes”.

Por: Nayeli González/Excélsior

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button