La Última de Petróleo

Pemex pagará por derecho a Romero Deschamps mínimo, 46 mil pesos al mes

Efrén Flores
ORO NEGRO

La jubilación del exdirigente petrolero Carlos Romero Deschamps ya fue aprobada, de acuerdo con información del sistema de capturas de la planta sindical, que trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) compartieron a SinEmbargo.

El pasado 16 de marzo, el exsecretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) solicitó su jubilación, según se lee en un documento del Comité Ejecutivo Nacional de la organización sindical al que tuvo acceso este medio.

En una misiva dirigida a los secretarios del interior y exterior del STPRM, Manuel Limón Hernández y Daniel Aguado Rojas, el subdirector de capital humano del sindicato, Franco Octavio Veites Palavicini Pesquera, solicita que a Carlos Romero Deschamps “se le conceda el beneficio de la jubilación en términos de la regla I de la Cláusula 134 del Contrato Colectivo de Trabajo”.

Fuentes al interior del sindicato petrolero dijeron a SinEmbargo que antes de proceder con el trámite prejubilatorio, la estructura de Romero Deschamps se movilizó para jubilarlo, y así garantizarle prestaciones de por vida y la posibilidad de seguir influyendo en el STPRM y en la Empresa Productiva del Estado.

Las capturas de pantalla del sistema de pensionados de Pemex arrojan que Carlos Romero Deschamps es oficialmente un jubilado petrolero. Foto: Especial.

La Cláusula 134 fracción I del Contrato Colectivo 2019-2021 habla de la jubilación por vejez. En ese sentido, indica que “los trabajadores que al 31 de diciembre de 2015 hayan registrado 15 años o más de antigüedad, cuando acrediten 25 años de servicios y 55 años de edad, tendrán derecho a una pensión pagadera cada 14 días, que se calculará tomando como base el 80 por ciento del promedio de salarios ordinarios que haya disfrutado en puestos permanentes en el último año de servicios y en ponderación al tiempo laborado en cada uno de dichos puestos”.

Carlos Romero Deschamps tiene 77 años cumplidos y —hasta donde se sabe— laboró por más de 61 años en Pemex.

“Por cada año más de servicios prestados después de cumplidos los 25, la pensión jubilatoria se incrementará en un cuatro por ciento hasta llegar al 100 por ciento como máximo”. Asimismo, la cláusula señala que en el caso de trabajadores como Deschamps, con más de 35 años de servicios acreditados y sin límite de edad, “se les tomará como base para fijar la pensión el salario del puesto de planta que tengan en el momento de obtener su jubilación”.

Considerando el último salario registrado para Romero Deschamps (28 mil 636.50 pesos netos mensuales) en la plataforma Nómina Transparente de la SFP, el expolítico priista tendría derecho a recibir cuando menos 22 mil 909 pesos mensuales netos por 25 años de trabajo, además de 22 mil 909 pesos mensuales considerando que, por los 36 años adicionales de servicios, Deschamps tendría derecho a un cuatro por ciento adicional por año, sin rebasar el 100 por ciento de la base de jubilación.

De esa forma, el exsecretario del STPRM tendría una jubilación mínima aproximada de 45 mil 818 pesos mensuales netos, sin considerar factores que podrían aumentar considerablemente los montos, además de los beneficios coligados a los trabajadores de Pemex, como lo son recursos y pagos por aguinaldo, bonificación por ventas de la petrolera, canasta básica, incrementos anuales de la pensión, gas, gasolina, gastos funerarios, seguro de vida servicios médicos integrales.

Las cifras más recientes (2019-2020) de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indican que el promedio de los pensionados mexicanos tiene ingresos mensuales netos de cinco a ocho mil pesos. Lo anterior implica que la jubilación mínima aproximada de Romero Deschamps es de seis a nueve veces superior a lo que recibe un asegurado promedio en México.

Sin embargo, los beneficios que podría recibir Romero Deschamps como jubilado de Pemex son mayores, e incluso, le abren la puerta a seguir participando en el STPRM.

La solicitud de jubilación de Carlos Romero Deschamps.

De acuerdo con fuentes al interior del sindicato mayoritario de Pemex, cuando Romero Deschamps firme las actas prejubilatorias “se llevará aproximadamente un millón de pesos” por haberes y primas, además de lo que le corresponda cada catorcena por Contrato Colectivo, que podría ser mayor a lo que le corresponde por nivel salarial base, ya que serían tabulados algunos beneficios laborales que perdió como secretario general del STPR, “porque mientras él estuvo comisionado pudo haber perdido acceso, por ejemplo, a ascensos laborales”.

“Carlos Romero Deschamps se irá por la puerta grande aunque no tiene derecho a eso. Le van a hacer homenajes y él se va en apariencia, pero se queda la misma estructura que lo mantenía dentro”, lamentaron algunos trabajadores de planta.

“El problema —abundaron— es que con Romero Deschamps están haciendo lo que no hacen con la mayoría de los trabajadores: le están haciendo valer sus derechos laborales. Le van a dar pensión y como va a ser parte del sindicato de trabajadores petroleros retirados, tendrá acceso a prestaciones como la caja de ahorro de jubilados y a todas las prestaciones de extrabajadores. No será como cuando los sacan o los exilian para siempre del sindicato de Pemex. Romero Deschamps dejará de ser un trabajador activo, pero seguirá dentro del sindicato, dentro de Pemex como jubilado”.

¿PUEDE REGRESAR DESCHAMPS?

De acuerdo con lo estipulado en el Contrato Colectivo 2019-2020, a Pemex le saldría más barato liquidar a Romero Deschamps que jubilarlo, ya que además de pagarle numerosos beneficios en vida (Cláusula 135), la Empresa Productiva del Estado está obligada a seguir pagando su pensión post-mortem a familiares cercanos, como por ejemplo, su cónyuge o hijos (Cláusula 136).

Sin embargo, uno de los puntos más polémicos de la jubilación de Carlos Romero Deschamps está ligado a la posibilidad de que el exlíder petrolero se mantenga activo dentro del STPRM, gracias a cláusulas que justificarían que como jubilado pudiera ejercer un puesto honorario, e incluso, como trabajador externo.

Ejemplo de ello es lo que establece el Artículo 20 del Reglamento de la Comisión Nacional Mixta de Capacitación y Adiestramiento: “A fin de aprovechar la experiencia y potencial de los jubilados altamente reconocidos e identificados con la institución, ésta podrá contratar a aquellos jubilados de acuerdo a las necesidades de capacitación y adiestramiento. Los jubilados contratados por el patrón [Pemex] como instructores externos, serán registrados en el padrón de instructores”.

Otro ejemplo quedó plasmado en el acuerdo CMC/010/19, en que se lee que a trabajadores como Carlos Romero Deschamps “se les podrá diferir el otorgamiento de su jubilación para que continúen prestando sus servicios al patrón, aportando en conocimientos y experiencia en beneficio de la empresa, a cambio de recibir un incentivo a su permanencia en el empleo, manteniendo la jornada con la que se encuentren contratados de manera defi

No obstante, en el caso específico de Romero Deschamps, que “es muy probable que se vaya con pensión completa”, los trabajadores refirieron que nunca saldrá de Pemex porque a lo largo de 26 años, el líder sindical se aseguró de armar una estructura de gente que lo protege a capa y espada, además de un Contrato Colectivo “que no es tan colectivo, ya que Romero Deschamps lo armó pensando en beneficio propio”.

Lo anterior implica que “Romero Deschamps no se va a ir del sindicato hasta que lo metan a la cárcel”. Pero según los trabajadores consultados, “no lo van a meter a la cárcel porque aunque ese señor tiene muchos negocios ilícitos, la aportación de pruebas en su contra es muy raquítica y los expedientes que pesan sobre él no están lo suficientemente bien armados para proceder”.

En ese sentido, las fuentes consultadas dijeron que por eso el tamaulipeco “tiene muchos amparos y no le hacen nada”, por lo que “la única manera en que Romero Deschamps puede dejar de controlar al sindicato, y de esa forma a la empresa, es extirpándolo y desarticulando su estructura, la estructura actual de las 36 secciones y sus 36 secretarios generales que siguen las órdenes directas de Romero”.

LA RENUNCIA: UN PLAN CON MAÑA

De acuerdo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, Carlos Romero Deschamps renunció como trabajador de Pemex. Sin embargo, aunque el exsecretario general del STPRM haya dejado de laborar formalmente para la Empresa Productiva del Estado, ello no implica que haya dejado de mover los hilos en la petrolera.

De entrada, las fuentes consultadas refirieron que Romero Deschamps “todavía está de vacaciones y tiene que regresar a su centro de trabajo, que es en la Ciudad de México, para iniciar su trámite de jubilación, suspender su periodo vacacional y exigir el pago de la prima por los días que le deban”. Posterior a la solicitud que ya hizo, hay una serie de trámites prejubilatorios a realizar.

Los trabajadores no dudan que Romero Deschamps salga de Pemex con honores. En ese sentido dijeron que “ya lo vivimos con [Joaquín Hernández Galicia] ‘La Quina’ a finales de los ochenta. Aún cuando pisó la cárcel, fue jubilado y no despedido por faltas a cuestiones éticas o deshonra laboral”.

Aunque la salida de Romero causó revuelo público, para los miembros consultados del STPRM es un asunto que “ya se sabía porque fue algo que los secretarios y comisionados tenían contemplado”. Por ello hicieron hincapié en que Romero Deschamps no renunció en realidad, sino que acordó salir de manera formal para seguir manejando la estructura tras bambalinas.

“A ellos [Deschamps y su estructura] no les preocupa lo que diga el Presidente, ni los cambios de ley mientras tengan el control de los trabajadores. La única meta de ellos, ahorita, es nada más juntar recursos y dinero para negociar en tiempos electorales al mejor postor”, explicaron.

DESCHAMPS
La renuncia de Romero Deschamps abre un nuevo capítulo en la democracia sindical de Pemex, de acuerdo con AMLO. Foto: Isaac Esquivel, Cuartoscuro.

Acerca de la liquidación, los trabajadores del STPRM dijeron que aunque sería más conveniente para Pemex y el gremio petrolero, porque costaría menos que jubilarlo y porque sería una forma más efectiva de extirparlo, es improbable que suceda porque la estructura de Romero le está apostando a mantener al exsecretario general en las filas del sindicato a como dé lugar.

¿A qué tendría derecho Carlos Romero Deschamps si realmente hubiera renunciado?

En primera instancia, la Cláusula 23 obligaría a Pemex a pagarle a Romero Deschamps “la liquidación de sus alcances insolutos que le correspondan” —es decir, lo que le deban por sus años de trabajo— dentro de un plazo de 20 días a partir de la fecha de renuncia.

Hay dos conceptos mínimos de pago a los que Romero Deschamps tendría derecho: uno por ser trabajador de planta con más de 15 años de antigüedad, por lo que recibiría “como mínimo” el importe equivalente a 20 días de salario ordinario por cada año de servicios, así como 10 días por el tiempo trabajado en fracciones menores de seis meses, como por ejemplo, en el caso de los 2.5 meses que laboró en lo que va de 2021, o el tiempo que pudo haber laborado en 1959 cuando ingresó a Pemex.

Además, Romero Deschamps tendría que recibir una “prima de antigüedad consistente en 20 días de salario ordinario por cada año de servicios”, calculada ya sea a partir del salario que tuvo en el último año de trabajo, o a partir del promedio de salarios que tuvo en el último año fiscal.

La información disponible indica que Romero Deschamps comenzó a trabajar en Pemex en 1959, a la edad de 14 años. Lo anterior implicaría que trabajó durante 61 años para la Empresa Productiva del Estado.

Según la plataforma Nómina Transparente de la Secretaría de la Función Pública (SFP), el “sueldo neto estimado” de Romero Deschamps asciende a 28 mil 636.50 pesos mensuales, además de lo que percibió por concepto de compensaciones, bonos, aguinaldos y otras prestaciones y beneficios que otorga Pemex.

Considerando el último salario registrado y lo que estipula la Cláusula 23 del Contrato Colectivo vigente, Romero Deschamps habría podido acceder a una liquidación aproximada de al menos dos millones 367 mil 284 pesos: un millón 164 mil 551 pesos por 61 años laborados con un salario promedio diario de 954.55 pesos; un millón 164 mil 551 pesos por prima de antigüedad calculada con la misma base, así como 38 mil 182 pesos adicionales por el tiempo trabajado en fracciones menores de seis meses (e.g. 1959 y 2021).

Además, si Romero Deschamps hubiera renunciado y no hubiera sido liquidado 20 días después de su renuncia, Pemex habría tenido que pagarle los salarios íntegros hasta el día en que lo liquidara, sin exceder de 30 días. En caso contrario, es decir, “si vencido el plazo de liquidación no se pone a disposición del interesado, [Pemex] cubrirá además un cinco por ciento mensual sobre el importe de la misma”, indica la Cláusula 23.

EL ÚLTIMO AÑO FISCAL

Carlos Romero Deschamps abandonó la dirección del sindicato petrolero a finales de 2019, pero continuó teniendo ingresos a expensas de Pemex aún sin trabajar.

De acuerdo con el Presidente AMLO y la información difundida por la revista Contralínea, hasta el momento, Pemex le debía vacaciones a Carlos Romero Deschamps, porque durante el tiempo que fue dirigente del STPRM no las tomó. En consecuencia y de acuerdo con el Contrato Colectivo vigente, Romero Deschamps tendría derecho a utilizar todas sus periodos vacacionales (acumulados y no ejercidos) de tajo, de modo que desde que inició su cargo como jefe de departamento u homólogo en la Refinería Miguel Hidalgo en 2019, pudo cobrar estando en un periodo vacacional que duraría hasta 2024.

El Presidente de México refirió en ese sentido que existe la posibilidad —no corroborada— de que Romero Deschamps planeara estar de vacaciones hasta que el actual sexenio concluyera, para después regresar a la dirección del sindicato mayoritario de Pemex.

Una investigación de SinEmbargo con base en la última declaración patrimonial (2021) del exsecretario general del STPRM ante la SFP indica que, entre enero y diciembre del año pasado, Romero Deschamps cobró un millón 208 mil 843 pesos netos como funcionario público de Pemex, por concepto de salario, incluidos compensaciones, bonos, aguinaldos y otras prestaciones y beneficios que le otorgó Pemex.

Además de los ingresos por cargo público, los datos oficiales indican que el líder petrolero se embolsó 162 mil 18 pesos por actividades financieras correspondientes a rendimientos o ganancias obtenidas a través de fondos de inversión, así como 210 mil pesos netos “por enajenación de bienes”, que corresponden a la venta de dos vehículos particulares.

La información disponible también refiere que Romero Deschamps cobró por un trabajo administrativo sin que haya registro o clasificación de su empleo, cargo o comisión. Incluso, en el apartado de puesto en la plataforma Nómina Transparente aparece la leyenda “clasificación pendiente”. Tomado de Sinembargo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button