La RegiónYucatán

Organizaciones piden suspender definitivamente el tren maya

La asamblea maya Múuch’ Xíinbal se pronunció a favor de la suspensión definitiva del proyecto del tren maya y que el presupuesto aprobado que es alrededor de 170 mil millones de pesos se destine a la construcción de hospitales y compra de medicamentos para atender la pandemia de COVID-19.

En un manifiesto, reclamaron que a la fecha el gobierno federal ha ignorado 4 suspensiones dictadas por Jueces Federales en contra de la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental aprobada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para el tramo 3, lo que evidencia un desafío frontal de Fonatur y el gobierno federal a las determinaciones del Poder Judicial Federal.

Reiteraron que la realización de la obra nunca fue consultada ni dialogada con las comunidades afectadas quienes carecen de la información completa y oportuna para tomar decisiones en torno a este proyecto que está siendo impuesto bajo un manto de democracia inexistente, a todas luces, ilegal.

De igual manera, la asamblea maya pide que se informe con transparencia sobre los 10,000 vestigios arqueológicos encontrados en la ruta donde se construyen las vías del tren y que las piezas prehispánicas regresadas a los dueños y herederos legítimos, es decir, las comunidades indígenas.

Los inconformes denunciaron que Fonatur copta a los grupos y organizaciones que impulsan el turismo comunitario con la intención de arraigar la idea de desarrollo, que las comunidades acepten el proyecto mal llamado tren maya.

“Exigimos al gobierno federal que respete nuestro territorio y los recursos naturales que lo integran, que no se continúe con la destrucción de las selvas desplazando animales de su hábitat con el pretexto de desarrollar el sur del país, un falso desarrollo que nos quieren vender como bienestar y justicia social, pero que solo traerá destrucción y más pobreza en las comunidades mayas” dice el escrito.

De igual manera, la asamblea maya pide que se informe con transparencia sobre los 10,000 vestigios arqueológicos encontrados en la ruta donde se construyen las vías del tren y que las piezas prehispánicas regresadas a los dueños y herederos legítimos, es decir, las comunidades indígenas.

Los inconformes denunciaron que Fonatur copta a los grupos y organizaciones que impulsan el turismo comunitario con la intención de arraigar la idea de desarrollo, que las comunidades acepten el proyecto mal llamado tren maya.

“Exigimos al gobierno federal que respete nuestro territorio y los recursos naturales que lo integran, que no se continúe con la destrucción de las selvas desplazando animales de su hábitat con el pretexto de desarrollar el sur del país, un falso desarrollo que nos quieren vender como bienestar y justicia social, pero que solo traerá destrucción y más pobreza en las comunidades mayas” dice el escrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button