La RegiónQuintana Roo

Nuevas construcciones en zona hotelera, descargarán aguas negras sin tratar en Nichupté


La carga de servicios para la zona hotelera de Cancún no para con la llegada de más proyectos, como los nuevos condominios en dos torres de 10 y tres pisos frente a la laguna Nichupté, cuya construcción no contempla una planta de tratamiento de aguas negras residuales.

El proyecto que impulsa la compañía Grupo de Servicios Náuticos Peninsulares S.A. de C.V. y que abarca parte de la Zona Federal Marítimo Terrestre, pretende edificar 23 condominios hoteleros.

Estos tendrían amenidades como alberca, andadores, muelle, jardines y áreas verdes, según la Manifestación de Impacto Ambiental ingresada ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para su aprobación.

La compañía, cuyo administrador es Armando Gasse Steidle, busca derribar una construcción ubicada en el predio para edificar ambas torres.

La solicitud se sustenta en los parámetros de construcción fijados en el Programa de Desarrollo Urbano del municipio de Benito Juárez, aprobado en 2018, que incrementó la altura permitida en el suelo Comercial Turístico, en la Unidad de Gestión Ambiental (UGA) donde se localiza el terreno.

Según la definición, se trata de un “Condohotel”, es decir, una construcción que permite hacer un uso mixto, tanto de residencia como de hotel.

El terreno no se encuentra dentro de alguna área natural protegida, pero es parte de la zona de influencia Manglares de Nichupté, que se ubica a 400 metros del punto más cercano.

La obra no contempla una planta de tratamiento de aguas negras
Aunque se encuentra en una zona donde naturalmente hubo manglares, la empresa promotora apunta que el sitio ya se encuentra impactado, pues en el lugar hubo dos proyectos en operación por más de 20 años.

La obra no contempla la construcción de una planta de tratamiento de aguas residuales, pues indica que el predio ya cuenta con conexión al sistema de tratamiento que opera el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

Sin embargo, el proyecto que se pretende construir tiene tres veces más densidad que el que operaba en el sitio.

Por su ubicación, la planta de tratamiento a donde se trasladarán esas aguas residuales es la de El Rey, misma que opera al límite de su capacidad, según ha reiterado el Fonatur en varias ocasiones.

La inversión requerida para la construcción de estas torres es de 31 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button