La Última de Petróleo

México ve una salida para su combustible más sucio en la compra de Deer Park


Debido a su configuración, la refinería ubicada en Houston puede operar con combustóleo, un producto que es altamente producido por Pemex


Diana Nava.- La inesperada compra de la refinería Deer Park, en Houston, puede representar una salida para el combustóleo de Pemex, un subproducto de la refinación cuya producción ha aumentado de manera importante a medida que la administración de la compañía ha incrementado sus niveles de fabricación de gasolinas.

La refinería, que hasta ahora ha sido operada por Shell, está configurada para operar con crudos pesados –como el Maya mexicano– y combustóleo con altos niveles en azufre.

La administración mexicana ya considera la opción de incrementar sus envíos de combustóleo, caracterizado por su alto nivel contaminante, para así obtener diésel y otros productos con una mayor rentabilidad comercial, aunque esto podiar poner en duda la rentabilidad actual del comnplejo de refinación.

Esta mañana, Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, aseguró que una ventaja del complejo, cuya compra espera la aprobación de reguladores, es la de poder recibir y procesar combustóleo nacional.

Los analistas apuntan que la compra de Deer Park no es tan inesperada si se toma en cuenta que la petrolera nacional ha intentado en los últimos años hallar un plan que le permita encontrar un uso rentable a su combustóleo y a su crudo pesado, el que más produce.

Actualmente la refinería funciona con crudo pesado proveniente de México, África y Estados Unidos. Pero la compra por parte de Pemex también podría incrementar la participación de crudo mexicano en el proceso, de acuerdo con algunas declaraciones de los responsables de la política energética.

“Desde que se compró el otro porcentaje ese era el espíritu de la compra, porque las refinerías que tenemos aquí (en México) funcionan con crudo ligero. Pero nada de eso hace que la compra sea una buena inversión”, dice Oscar Ocampo, investigador del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO).

Una nueva regla que entró en vigor a inicios de 2020 y que prohibió a embarcaciones marítimas utilizar combustóleos altos en azufre apuntaba a reducir de manera significativa las ventas de combustóleo de Pemex, pero hasta ahora esto no ha sucedido.

Durante los primeros meses de este año la petrolera nacional ha incrementado de manera importante sus niveles de venta del producto, tanto en el mercado nacional –donde vende a compañías como CFE– como en el internacional.

Pero la apuesta de la administración de la petrolera por aumentar la producción de gasolinas también está incrementando la fabricación de combustóleo de manera no vista desde 2016. Y la transformación de este producto en combustibles como diésel podría representar mayores ingresos para esta división de la petrolera.

Pemex suma nueve meses con una producción de combustóleo que excede la fabricación de gasolinas. En abril, este subproducto de la refinación rebasó en 14% la cifra reportada de gasolinas, debido a la manera en que están configurados los complejos propiedad de Pemex.

Y, aunque hasta ahora la estatal ha logrado colocar su exceso de producción de combustóleo –con una combinación de ventas y envíos a sus propias refinerías–, en el corto plazo la petrolera necesitará de un nuevo plan para el uso de este producto y Deer Park podría colocarse como una de sus principales opciones. De hecho, hace unas semanas, en un vídeo rumbo a la Cumbre Climática, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su administración podría dejar de utilizar combustóleo para generar energía eléctrica, así que la opción de enviarlo a Deer Park ganaría terreno. Expansión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button