La RegiónQuintana Roo

Mario Marín, exgobernador de Puebla, ingresa al Cereso de Cancún

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Mario Marín, exgobernador de Puebla, ingresó alrededor de las 01:00 horas de este jueves al Cereso de Cancún, Quintana Roo, escoltado por un convoy de elementos de las fuerzas federales y en las próximas horas será presentado ante un juez de control.

El “Gober precioso” fue detenido este miércoles en la casa de su hermana en AcapulcoGuerrero, por elementos de la Fiscalía General de la República (FGR), acusado de tortura contra la periodista Lydia Cacho.

El exmandatario priista tenía una orden de aprehensión, girada por el primer Tribunal Unitario con residencia en Quintana Roo, por el delito de tortura contra Cacho.

En mayo de 2019 se había emitido una ficha roja de la Interpol para la búsqueda y captura del exmandatario en más de 190 países.

Mario Marín estaba vinculado con el empresario Kamel Nacif quien también era acusado del tortura contra la periodista. Nacif demandó por difamación a Cacho tras la publicación del libro Los demonios del Edén en el que lo acusaba de promover una red de pederastia.

“Llevo 14 años buscando justicia buscando justicia por haber sido torturada por este cómplice de redes de pornografía infantil”, expresó este miércoles Lydia Cacho tras la detención de Mario Marín.

A través de Twitter, la periodista indicó que la FGR le notificó en cuanto detuvieron al exmandatario estatal.

“Vamos por todos” expresó Lydia Cacho en referencia a los integrantes de la red de pederastia que expuso con su investigación.

En diciembre de 2005, Lydia Cacho fue detenida por una decena de policías que, sin contar con orden de captura, la trasladaron de Cancún a Puebla en un vehículo propiedad de Kamel Nacif. El empresario era uno de los principales señalados en el libro.

Durante el viaje por carretera de Cancún a Puebla, que duró más de 20 horas, la periodista fue torturada física y psicológicamente, además de sufrir insinuaciones sexuales y ser amenazada de muerte de manera verbal y física.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación concluyó en 2007 que no se violaron “de forma grave” las garantías individuales de Lydia Cacho. En 2018 el Comité de los Derechos Humanos de la ONU aprobó un dictamen que declaró al Estado mexicano responsable de varias violaciones de derechos humanos en contra de la autora de Los demonios del Edén y otorgaba 180 días para implementar las medidas correspondientes.

El pasado 9 de diciembre se liberaron órdenes de aprehensión contra Mario Marín, Kamel Nacif y Adolfo Karam por tortura contra Cacho.

Desde 11 de abril de 2019 se habían girado órdenes de aprehensión, pero fueron suspendidas en noviembre de ese mismo año, luego de que se confirmara un amparo a los acusados.

En julio pasado, la Fiscalía General de la República (FGR) informó que Kamel Nacif había sido ubicado en Líbano y se pidió su extradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button