CampecheLa Región

Manatí, leyendas y realidades

Gabriel Graniel Herrera
ORO NEGRO

La Laguna de Términos, sus arroyos y cuerpos de agua internos se han convertido en el refugio de manatí, una especie que es fuente de inspiración de múltiples leyendas; se estima que quedan menos de 10 mil ejemplares en estado salvaje.

“La Laguna de Términos es un área afortunada para el manatí, pero la desgracia es que no le estamos dando la importancia que debemos, ya que junto con los delfines, estas dos especies deberían ser los íconos de la isla, pero en muchas comunidades siguen siendo atacados, asesinados, mal aprovechados por las localidades”, dijo al respecto Marco Antonio Rodríguez Badillo, integrante de la Red Manglar México e Internacional.

Por su parte, Joaquín Robles Montes de Oca, investigador del manatí de la Laguna de Términos, explicó que el Trichechus Manatus es un mamífero sirenio, de la familia de los Trichechidae; su alimentación es herbívora, a base de plantas ribereñas y de otras que encuentran en el lecho marino.

“Son ejemplares grandes y gordos, lentos al nadar, por lo que son presa fácil de su principal depredador, que es el hombre”, declaró el biólogo. “Se estima que en estado salvaje sólo existen menos de 10 mil ejemplares”.

Las leyendas

El nombre manatí, en la lengua indígena caribeña, significa “con mamas”; los ejemplares hembras de esta especie tienen senos, los cuales se tapan con sus aletas al momento de ser vistas. De acuerdo con Jacqueline May Díaz, vocera de la organización ambientalista, Desarrollo y Medio Ambiente, A.C., una de las leyendas sobre los manatíes es que inspiraron las sirenas del poeta griego Homero, en su obra Odisea.

Foto: Efe

Otra de las leyendas en torno a estos ejemplares es que Cristóbal Colón, en su primer viaje a las Américas, vio tres sirenas desde la proa de su barco, como reflejó en su diario al narrar: “Cuando el Almirante iba a Río del Oro, dijo que vio tres sirenas surgiendo del agua, pero no eran tan hermosas como dicen, pues sus rostros tenían rasgos masculinos”.

Medidas y alimentación

El biólogo Robles Montes de Oca detalló que los manatíes pueden alcanzar medidas de entre cuatro y seis metros de longitud, con un peso que oscila entre los 300 y los 500 kilogramos; sus cuerpos son de color grisáceo, con una cola aplanada horizontalmente, como una espátula.

“Son herbívoros, por lo que su alimentación es a base de plantas y vegetales, como las hojas y tallos de mangle o algunas algas. Se considera que los adultos pueden llegar a comer hasta un nueve por ciento de sus peso, es decir aproximadamente 50 kilogramos al día”, informó.

De igual manera, dio a conocer que una hembra puede dar a luz en lapsos de entre dos y cinco años; al nacer, la cría pesa aproximadamente 35 kilogramos en promedio y llega a medir entre 90 y 120 centímetros.

“Las crías, al nacer, dependen en su totalidad de las madres, por lo que permanecen junto a ellas por espacio de hasta dos años. Las hembras son las únicas que se encargan de cuidarlos, amamantándolos hasta que tienen dientes y puedan alimentarse por ellos mismos”.

El investigador subrayó que los manatíes han sido vistos en la Laguna del Poom, en la península de Atasta; en los arroyos internos de la Laguna de Términos; en el río San Pedro y en el río Palizada, entre otros puntos.

El avistamiento más reciente de un ejemplar de manatí en la isla del Carmen, fue el 21 de agosto del 2019, en un arroyo de la colonia Miguel de la Madrid; habitantes de la zona captaron la presencia de uno de ellos, mientras se alimentaba de mangle.

Agresiones y amenazas

El especialista Rodríguez Badillo recalcó que, años atrás, se presentaron problemas de agresiones a manatíes en la Laguna de Atasta y en la Laguna del Poom, en donde fue necesaria la intervención de las organizaciones sociales y las autoridades.

Foto: Servicio de Pesca y Fauna Silvestre de Estados Unidos

Destacó que existen intereses muy importantes en preservar esta especie que se encuentra amenazada, además de diversos estudios realizados por parte de la Dirección del Área de Protección de Flora y Fauna Laguna de Términos, entre otras.

“Definitivamente lo que necesitamos es el apoyo de los pescadores y de la comunidad en general, de las poblaciones rurales para que respeten el manatí, ya que pueden generar mucho bienestar vivos, no muertos o extintos”, informó.

Educación

En 2019, la organización Desarrollo y Medio Ambiente, A.C. inició una campaña de concientización sobre la protección y conservación del manatí entre la población infantil y juvenil de las comunidades de la península de Atasta, de Isla Aguada y Sabancuy, así como de las zonas con cercanías al manglar en la Isla del Carmen.

Foto: ww.fca.org

“Es necesario que la población tome conciencia de la importancia de la preservación de estos ejemplares; en entidades vecinas como Tabasco y Chiapas se han convertido en sinónimo de desarrollo económico, al programarse paseos para que los visitantes conozcan y vean a los manatíes”, abundó May Díaz.

Sostuvo que un factor muy importante de este proyecto era la conformación de organizaciones sociales que impulsaron acciones de conservación del manatí, pero a la vez que les permitiera generar turismo ecológico en la zona; “sin embargo, los efectos de la pandemia, evitaron que se pudiera concretar”.

Puntualizó que la zona de la Laguna de Términos cuenta con los recursos hidrológicos y con la presencia de estos ejemplares en la zona, para poder convertirse en un santuario de protección a los manatís, ya que además de estar en su estado salvaje, podría atraer a muchos visitantes.

“Así como los delfines se han convertido en un detonante de la economía de la comunidad de Isla Aguada, el manatí podría serlo para la región de Atasta, en donde se han presentado más avistamientos de estos bellos ejemplares”.

Descarga aquí la plana de stickers: 

Edición: Ana Ordaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button