La RegiónYucatán

Madre exige justicia ante Palacio de Gobierno por asesinato de su hijo en Mérida


Acudió con el ataúd de su hijo a Palacio de Gobierno para exigir que su muerte no quede impune y se castigue a los responsables


Mérida.- Un nuevo caso de abuso policial ha desatado la ira de la sociedad, pues en Mérida una madre acudió al Palacio de Gobierno a pedir justicia por la muerte de su hijo, quien fue detenido ilegalmente por elementos de la Policía Municipal en Mérida, para posteriormente golpearlo e incluso abusar sexualmente de él, lo cual terminó desencadenando su muerte.

La madre del ahora occiso llevó el ataúd de su hijo hasta el Palacio de Gobierno para clamar por justicia, aunque sabe que nada le regresará a su “pequeño”, ella quiere que su muerte no quede impune, sin embargo, sus denuncias fueron ignoradas por las autoridades ahí presentes.

Es importante recordad que la detención de José Eduardo Ravelo Echeverría, quien era conocido como el güero se dio el pasado 21 de Julio en el Centro Histórico de Mérida.

Cabe destacar que el mencionado día el ahora occiso se dirigía a una entrevista de trabajo, sin embargo no logró llegar a su destino, ya que fue interceptado por los uniformados, quienes lo detuvieron porque se veía “sospechoso”

De acuerdo con lo informado, su detención se dio sin motivo alguno, por lo que fue ilegal, ante lo que el joven se resistió cuando los policías lo estaban esposando, para posteriormente subirlo a la parte trasera de la camioneta y llevárselo.

Tras su detención fue golpeado brutalmente por los uniformados, quienes no conforme con ello también lo violaron: el joven murió días después de las mencionadas acciones en un hospital público de Mérida; pues los daños que lo ocasionaron los fuertes golpes fueron irremediables.

Al enterarse de esto, su madre, María Ravelo se trasladó de inmediato hacía Mérida, para tratar de ayudar a su hijo en todo lo que pudiera.

Luego de llegar a Mérida, proveniente de Veracruz, la madre del occiso reveló que lo encontró vomitando sangre, debido al castigo al que fue sometido por parte de los policías cuando lo detuvieron, por lo que acudió con él a denunciar los hechos de los que fue victima ante la Fiscalía General del Estado de Yucatán (FGE).

Cabe destacar que el mencionado día el ahora occiso se dirigía a una entrevista de trabajo, sin embargo no logró llegar a su destino, ya que fue interceptado por los uniformados, quienes lo detuvieron porque se veía “sospechoso”

De acuerdo con lo informado, su detención se dio sin motivo alguno, por lo que fue ilegal, ante lo que el joven se resistió cuando los policías lo estaban esposando, para posteriormente subirlo a la parte trasera de la camioneta y llevárselo.

Tras su detención fue golpeado brutalmente por los uniformados, quienes no conforme con ello también lo violaron: el joven murió días después de las mencionadas acciones en un hospital público de Mérida; pues los daños que lo ocasionaron los fuertes golpes fueron irremediables.

Al enterarse de esto, su madre, María Ravelo se trasladó de inmediato hacía Mérida, para tratar de ayudar a su hijo en todo lo que pudiera.

Luego de llegar a Mérida, proveniente de Veracruz, la madre del occiso reveló que lo encontró vomitando sangre, debido al castigo al que fue sometido por parte de los policías cuando lo detuvieron, por lo que acudió con él a denunciar los hechos de los que fue victima ante la Fiscalía General del Estado de Yucatán (FGE).

“El llegó a vivir a Yucatán hace 4 años porque sus amigos le dijeron que era un estado seguro” dijo entre lagrimas.

En este sentido, María detalló el viacrucis que vivió desde que arribo a Mérida en auxilio de su hijo, dando a conocer que lo primero que vio a su arribo fue a su hijo vomitando sangre, lo cual le imposibilitaba respirar de manera adecuada e incluso limitaba sus movimientos.

“al observar eso de inmediato le pedí que se arreglara para que fuéramos al hospital, acudiendo primero al Agustín O´Horán, donde no fuimos atendidos como esperaba, la atención estuvo lejos de un caso de gravedad como la que mi hijo presentaba” mencionó.

Asimismo, resaltó que lo primero que hizo el doctor que los atendió fue preguntar si el joven era gay.

Por otra parte, señaló que en el hospital le mandaron a hacer unas placas con un precio de $400, dinero que ella no tenía, ya que llegó a Mérida con el dinero medido, y ni para moverse en taxis contaba con efectivo.

Y fue entonces cuando las cosas comenzaron a complicarse, puesto que un médico le informó que su hijo tenía un pulmón perforado, por lo que debían de intubar, ya que sin ello seguiría teniendo problemas para respirar y de ahí lo trasladaron al área Covid para intubarlo.

Lamentablemente, “El Güero” perdió la vida el martes 3 de agosto, y de acuerdo con los reportes médicos, murió debido a que tenía muy dañados los riñones, había sangre en un pulmón y daño cerebral.

Por otra parte, la madre revelo que la necropsia del Semefo arrojó lo que ella ya sabía, pues indicó que su hijo perdió la vida victima del síndrome de destrucción orgánica múltiple, es decir, sus órganos fueron masacrados a causa del fuerte “castigo policial” que recibió.

Asimismo, dio a conocer que un día después de su muerte, en pleno velorio, el jueves por la noche, elementos de la Fiscalía le informaron que habían sido miembros de la Policía Municipal quienes detuvieron a su hijo, por lo que ya estaban indagando sobre el caso para darles el castigo correspondiente.

Toda esta situación llevó a la madre a trasladar el ataúd de su hijo hasta el Palacio de Gobierno, donde clamó por justicia por la muerte de su hijo, y al momento de estar realizando la protesta con su hijo de cuerpo presente, más personas se sumaron a su causa, y al cántico de una sola voz pidieron para que cesen los abusos policiales.

Mientras algunas autoridades la ignoraron, un funcionario estatal se reunió con ella para decirle que las personas agresoras ya fueron detenidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button