La RegiónYucatán

La recuperación económica de Yucatán será en forma de ”K”

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Tras un largo año de pandemia, la preocupación por la crisis de salud continúa muy presente, pero también la inquietud que genera la afectación a la economía.

Los empresarios yucatecos se encuentran todavía ante un horizonte incierto en el que tendrán que enfrentarse a multitud de desafíos. El principal de ellos luchar por la supervivencia de sus negocios.

“Lamentablemente, la situación económica no mejora en Yucatán. La recuperación es lenta, insuficiente y estamos lejos de una salida”, señaló ayer Fernando Ponce Díaz, presidente de Coparmex Mérida y del Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán.

Alto impacto en comercio y servicios
“Dentro de todo el ecosistema productivo, las empresas que más están sufriendo son las pequeñas y las del sector terciario, esto es, las que se dedican al comercio y a la prestación de servicios, lo que hace la situación muy delicada para la entidad”, añadió.

Los comentarios del líder patronal hicieron alusión a los preocupantes resultados de una nueva encuesta del Observatorio Estratégico Yucatán (OEY), que confirmaron que uno de los principales efectos económicos de la pandemia tiene que ver con la pérdida de empleos.

El 50% de las empresas yucatecas ha reducido su plantilla laboral en los últimos meses. Aunque el daño es más evidente en el sector terciario –servicios turísticos, restaurantes, hoteles, comercios-, en todas las actividades hay recortes.

Tras un largo año de pandemia, la preocupación por la crisis de salud continúa muy presente, pero también la inquietud que genera la afectación a la economía.

Los empresarios yucatecos se encuentran todavía ante un horizonte incierto en el que tendrán que enfrentarse a multitud de desafíos. El principal de ellos luchar por la supervivencia de sus negocios.

“Lamentablemente, la situación económica no mejora en Yucatán. La recuperación es lenta, insuficiente y estamos lejos de una salida”, señaló ayer Fernando Ponce Díaz, presidente de Coparmex Mérida y del Consejo Coordinador Empresarial de Yucatán.

Alto impacto en comercio y servicios
“Dentro de todo el ecosistema productivo, las empresas que más están sufriendo son las pequeñas y las del sector terciario, esto es, las que se dedican al comercio y a la prestación de servicios, lo que hace la situación muy delicada para la entidad”, añadió.

Los comentarios del líder patronal hicieron alusión a los preocupantes resultados de una nueva encuesta del Observatorio Estratégico Yucatán (OEY), que confirmaron que uno de los principales efectos económicos de la pandemia tiene que ver con la pérdida de empleos.

El 50% de las empresas yucatecas ha reducido su plantilla laboral en los últimos meses. Aunque el daño es más evidente en el sector terciario –servicios turísticos, restaurantes, hoteles, comercios-, en todas las actividades hay recortes.

Caída del empleo en Yucatán
De hecho, Yucatán está entre los 10 estados del país que han perdido más empleos formales –un total de 21,667- desde el inicio de la pandemia.

La entidad ocupa el tercer lugar de la destrucción de plazas laborales en relación con las que tenía en marzo de 2020, reveló Gustavo Cisneros Buenfil.

La mayor caída ocurrió de abril a agosto, cuando 27,000 yucatecos quedaron desempleados. De septiembre a diciembre hubo una leve recuperación, al crearse 7,000 trabajos, pero en diciembre se perdieron otros 3,000. Desde entonces se ha podido recuperar solo el 25% de los empleos desaparecidos por culpa de la epidemia.

El deterioro del mercado laboral es consecuencia lógica y directa del desplome de las ventas que registra la mayoría de los negocios, indicó el reporte del OEY.

Siete de cada 10 firmas que operan en Yucatán han visto caídas que van del 10 al 50% de sus ingresos previos a la epidemia.

Doble reto para los empresarios yucatecos
“Nos enfrentamos a un doble reto. Por una parte, tenemos que reponer las fuentes de trabajo perdidas y, por la otra, debemos procurar que esos nuevos empleos sean de calidad, lo que no está sucediendo, ya que los puestos nuevos son informales o eventuales. Es importante reponer empleos formales permanentes, que son más sólidos y mejor pagados”, dijo Fernando Ponce Díaz.

Se puede apreciar en las respuestas de las 700 empresas que participaron en la encuesta que en la entidad la incipiente recuperación económica tiene forma de letra “K”.

Esto significa que mientras algunos negocios empiezan a recuperarse, otros siguen cayendo.

“El ritmo de recuperación es lento y debemos trabajar todos juntos para acelerar el ritmo”.

En síntesis, dijo, el estudio muestra de manera muy clara que a muchas empresas se les agota el oxígeno, incluso a algunas se les terminaron sus reservas y sus fuentes de financiamiento para seguirse sosteniendo.

La situación, concluyó el líder patronal, vuelve imperativa la exigencia a las autoridades de los tres niveles de gobierno y a los próximos candidatos a cargos de elección popular “de evitar a toda costa caer en la tentación de hacer política con el Covid-19, con la distribución y aplicación de las vacunas y con la recuperación económica de Yucatán”. Diario de Yucatan

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button