La Última de Petróleo

Inflación de energéticos en México, de las más altas de la OCDE


Los precios internacionales se fortalecerán aún más a medida que la demanda aumente gradualmente en reflejo de la recuperación


Inflación de energéticos en México, de las más altas de la OCDE

En marzo, México se ubicó con la tercera inflación más alta de energéticos entre los 38 países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), al alcanzar una variación de precios de 14.5% anual.

La fluctuación de los precios anuales de energéticos de México sólo resultó rebasada por Noruega y Canadá que alcanzaron una fluctuación de 23.7% y 19.1%, respectivamente.

La media de los miembros OCDE fue de 7.4%  la mayor cifra desde octubre de 2018. El incremento se debió, en parte al efecto de la caída en marzo del año pasado, debido a los confinamientos en amplias zonas de todo el mundo para frenar la pandemia.

Los economistas de la entidad explicaron que es tal la presión que están generando los precios de energéticos, que la inflación de los países integrantes han comenzado ha reflejarlo.

Así, la inflación anual de los países OCDE fue de 2.4% en marzo desde 1.7% de febrero.

Al contrastar los datos divulgados sobre la inflación general, México se coloca como el país con la segunda fluctuación más alta de 4.6% anual, sólo rebasado por Turquía, cuyo registro fue de 16.2 por ciento.

La inflación subyacente, que elimina los precios más volátiles de alimentos y energía, creció una décima a 1.8 por ciento.

La más alta desde el gasolinazo

La información detallada por países de la OCDE, muestra que la variación de los precios de energéticos de México en marzo, de 14.5%, quedó como la segunda más alta alcanzada en este mismo segmento por el país en los últimos cuatro años.

De hecho, sólo ha sido rebasada por la registrada en marzo del 2017, cuando se completó el llamado “gasolinazo” o liberalización de los precios de energéticos, momento en el que llegó a un máximo de 17.6 por ciento.

Al revisar las estadísticas publicadas en México por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se observa que la presión ejercida por los precios de energéticos no corresponde solamente a la normalización de los precios internacionales, es decir, al efecto aritmético de compararlos con los del año pasado que incluso resultaron por debajo de 3 por ciento.

En su comparativo anual, el precio de los energéticos alcanzó una variación de 14.55% según Inegi; pero al dirigir la revisión hacia el precio de las gasolinas se observa una presión mensual desde diciembre. Un factor en el que no aplica la explicación de la baja base de comparación tal como lo han explicado ex funcionarios del Banco de México.

De acuerdo con la calculadora de inflación del Inegi, la inflación de los precios de gasolinas y aceites lubricantes entre diciembre de 2020 y enero de 2021 fue de 5.91%; luego fluctuaron en 4.59% también en el registro mensual de enero a febrero; y en marzo, varió  2.51% mensual.

Precios de energéticos se fortalecerán

El economista de Goldman Sachs para América Latina, Alberto Ramos, explicó en un análisis que “la foto de la inflación en América Latina luce peor que antes no sólo por los desfavorables efectos base, sino por el riesgo de que las presiones generen cicatrices inflacionarias de corto plazo”.

Expertos del Banco Mundial ya habían explicado que los precios internacionales de los energéticos se fortalecerán aún más a medida que la demanda aumente gradualmente en reflejo de la recuperación.

De acuerdo con una investigación de expertos del organismo, incluida en el reporte bimestral del organismo: “Panorama de Mercados de Commodities”, esta recuperación del precio de energéticos ha tenido impacto en los combustibles para el transporte, siendo la gasolina el más afectado.

Destacaron que a nivel general, los precios registran aumentos resultado de la recuperación mundial, la mejora en las perspectivas de crecimiento y los factores de oferta específicos de materias primas como el petróleo crudo, el cobre y productos alimenticios.  Acotaron que suelen ser volátiles. Fuente: Yolanda Morales / El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button