DestacadasEconomía

Inflación cerraría el año en 4.8%; choque de precios es temporal: Banxico


La expectativa anterior era de 3.6%, el incremento pone en evidencia el efecto de choques transitorios; el PIB podría rebotar hasta 7% este año impulsado por EU y el avance en la vacunación, regresará a su tendencia de mediano plazo en el 2022


.La inflación este año podría ubicarse en 4.8%, incorporando el choque temporal de los precios de energéticos así como por “el gradual tránsito” hacia la normalización en la demanda de servicios, advirtió el Banco de México (Banxico).

El pronóstico revisado incorpora una corrección al alza desde el 3.6% estimado en marzo pasado por ellos mismos y evidencia el efecto de “choques transitorios que se diluirán en el tiempo”.

Durante la presentación del Informe Trimestral, el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, proyectó que la inflación podría acercarse al objetivo puntual de 3% con un intervalo de variabilidad de +/-1 punto porcentual, hasta el segundo trimestre del 2022 y acotó que las presiones se encuentran sesgadas al alza.

En conferencia en línea, el banquero central precisó que estos riesgos al alza son una mayor inflación a nivel internacional; diversas presiones de costos para las empresas; tensión en la inflación subyacente derivada de una recomposición del gasto, persistencia de la inflación subyacente; episodios de depreciación cambiaria y que la sequía en varias regiones del país presionen los precios de algunos productos agropecuarios.

El gobernador del Banxico detalló que la inflación ha reflejado ya la recomposición del gasto tras el cierre del año pasado, conducido por la situación sanitaria. Y que ahora, con el avance de la vacunación y la disminución de casos de contagio, se está presentando un gradual tránsito a la normalización de actividades.

Este comportamiento que “ha venido desacelerando la inflación de alimentos y aumentando en el margen los servicios como el de educación”.

Destacó que la llegada de la inflación a 6.1% en abril refleja también los choques de oferta afectados por los precios de traslado de mercancías.

Del rebote a la trayectoria tendencial del PIB

En el informe, también actualizaron las expectativas para el “rebote” en el PIB que se tendrá en 2021. Ahora, anticipan que podría fluctuar entre 5% y 7%, con un escenario central en 6 por ciento.

Después de experimentar una contracción tan marcada como la observada en 2020, consideramos que hay espacio para una mayor velocidad y gradualidad en la recuperación esperada para este año”, puntualizó el banquero central.

Estas previsiones contrastan con el  4.8% central esperado para el PIB que previeron todavía en marzo pasado; están lejos del 3.3% estimado por ellos a fines de 2020 y se encuentra más cerca del límite superior que tenían en marzo, que estaba en 6.7 por ciento.

No obstante a la revisión al alza en la expectativa para 2021, bajaron su pronóstico del PIB para el año entrante a 3%, desde el 3.3% previsto en marzo pasado.

El banquero central argumentó que este ajuste a la baja evidencia un retorno al crecimiento de tendencia que empezará a dominar en el año 2022. “Es una recuperación más rápida y un acercamiento a la tendencia (de la actividad económica”.

Estos escenarios incorporan la proyección de que persistirá la holgura en la brecha del producto, que de acuerdo con el Alejandro Díaz de León, está alimentada por el comportamiento del sector servicios.

Yolanda Morales /El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button