La Última de Petróleo

Importación de gas LP escala 67.5% por salto abrupto en precios de EU


Durante los primeros cinco meses del año el precio spot del propano en el mercado texano creció más de 130%, mientras que el volumen del gas importado apenas subió 6.8%; el invierno en Texas, la pandemia y el alza en la demanda externa han presionado las cotizaciones.


Importación de gas LP escala 67.5% por salto abrupto en precios de EU

En medio de la mayor alza en 20 años en el precio de internacional del gas LP, el valor de las importaciones mexicanas de dicho combustible entre enero y mayo pasado creció 67.5% a 1,299 millones de dólares, con lo que se convirtió en el renglón más dinámico entre los petrolíferos que importa México, de acuerdo con datos más actualizados de la balanza comercial que publica el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

Durante el mismo período, los valores de las importaciones de gasolina y de diesel –los dos derivados del petróleo que más importa nuestro país– crecieron a ritmos mucho más moderados, de 3.2% y 1.8%, respectivamente.

En consecuencia, la participación del gas LP en el valor de las importaciones mexicanas totales de productos derivados del petróleo de enero a mayo creció de 8.3% a 12.8% del 2020 al 2021, mientras que la cuota de la gasolina bajó de 52.5% a 50% y la del diesel, de 22.9% a 21.6 por ciento.

Durante los cinco primeros meses del año, el valor total de las importaciones de productos derivados del petróleo (que también incluye combustóleo, turbosina, coque, entre otros) creció 8.4% a 10,125 millones de dólares (esta categoría representa, a su vez, 50% de las importaciones petroleras totales, que incluyen también el gas natural y los petroquímicos).

La notable alza en el valor del gas LP importado se explica principalmente por el significativo incremento en el precio de su principal componente, el propano, cuya cotización promedio internacional (Mont Belvieu, spot) entre enero y mayo se elevó 132% a 0.865 dólares por galón en comparación con el mismo período del 2020.

Este incremento es, según datos de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés), el mayor que se haya observado para un período equiparable desde el año 2000, cuando aumentó 111 por ciento.

En este contexto, el volumen de gas LP importado introducido a México durante enero-mayo creció apenas 6.8% a un promedio de 194,000 barriles diarios, de acuerdo con datos de la Secretaría de Energía.

En tanto, los volúmenes de gasolina y diesel importados se redujeron 8.5% y 5.3% a 464,000 y a 203,000 barriles diarios, respectivamente. De acuerdo con la EIA, en el mismo orden, sus cotizaciones promedio fueron de 1.82 dólares y 1.77 dólares por galón, es decir, 74% y 46% superiores con relación a enero-mayo del 2020.

Pandemia y helada, factores

Según los datos de la EIA, la cotización promedio de 0.865 dólares por galón de propano en el mercado texano de Mont Belvieu de enero a mayo pasados, representa la más alta para un período igual desde el 2014, cuando se observó un nivel de 1.2 dólares por galón.

En el último año, el incremento de precios en los Estados Unidos está relacionado con factores como un mayor uso del combustible para la calefacción al aire libre debido a la pandemia del Covid-19, a un mayor consumo durante las heladas del mes de febrero en estados como Texas y al auge de las exportaciones.

De acuerdo con información de la EIA a principios de julio estos factores hundieron 17% los inventarios estadounidenses del carburante en comparación con el nivel de los 12 meses previos y 15% respecto del promedio de los cinco años anteriores.

Más allá de mayo, el precio spot del propano continuó su trayectoria alcista y alcanzó una cotización de 1.08 dólares por galón en julio –la más alta desde abril del 2014–, nivel 120% superior al de julio del 2020.

En México, el alza en el costo de importación del gas LP –alrededor de dos terceras partes del consumo se satisface con importaciones– ha llevado a una subida sostenida del precio al consumidor final en el último año, aunque en una proporción menor a la de los precios internacionales, ya que entre enero y junio el alza promedio fue de 30% anual, según los datos que recaba la Comisión Reguladora de Energía.

Ante este panorama, el gobierno mexicano decidió decretar una regulación de emergencia de precios máximos a partir de este mes de agosto, pese a las advertencias de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) de que se trataría de una actuación ilegal, pues la Ley de Hidrocarburos prevé que debió emitir antes una declaratoria de falta de condiciones de competencia.

Según los datos de la EIA, la cotización promedio de 0.865 dólares por galón de propano en el mercado texano de Mont Belvieu de enero a mayo pasados, representa la más alta para un período igual desde el 2014, cuando se observó un nivel de 1.2 dólares por galón. Octavio Amador / El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button