México Rojo

Huachicoleros poblanos se enfrentan a ministeriales; al menos un muerto y cuatro detenidos


El encontronazo entre elementos de la FGE Puebla y delincuentes ocurrió la mañana de este viernes, mientras los agentes respondían a una denuncia por robo de vehículo


Elementos de la Fiscalía General del Estado de Puebla fueron recibidos este viernes con plomo de fusiles automáticos en Tlaltenango, un pequeño municipio de la zona metropolitana de Puebla (al centro de México). Los agentes ministeriales llegaron al lugar alertados por una denuncia de robo de vehículo, una de las prácticas delictivas más recurrentes en el estado. El enfrentamiento a balazos dejó al menos un muerto y cuatro presuntos criminales detenidos.

De acuerdo con los medios locales, un grupo de hombres armados y presuntos huachicoleros, abordo de un vehículo Ford Expedition, abrió fuego contra la patrulla estatal, por lo que los agentes repelieron la agresión.

En la refriega, un presunto criminal perdió la vida; mientras otros cuatro más resultaron heridos. De manera extraoficial se ha informado que un agente se encuentra lesionado de una pierna, por lo que se le trasladó a una clínica médica.

El choque ha generado la movilización de agentes policíacos de diversas corporaciones.

Huachicoleo en Puebla

Puebla ha entrado de nuevo en combustión. De enero a julio de este año, la entidad gobernada por Miguel Barbosa, registró un promedio mensual de 169 tomas clandestinas a ductos de hidrocarburos (gasolina o diésel), el más alto reportado en la actual administración.

En 2019, la gestión de Andrés Manuel López Obrador logró con la estrategia antihuachicol una reducción del 1.74 por ciento, con respecto a 2018, con 153 tomas clandestinas mensuales. No obstante, para el 2020 el fenómeno aumentó un 3.27 por ciento, al pasar a 158 piquetes en promedio mensual.

El descabezamiento de las mafias dedicadas al robo de combustible (huachicoleo) ha sido uno de los principales puntos a atacar en el gobierno de López Obrador.

Este tipo de hurtos son efectuados por grupos criminales pequeños que interceptan directamente los ductos de empresas petroleras, o asaltan camiones cisterna que transportan el crudo. En ambos casos, se ha confirmado la participación de trabajadores de Pemex, la petrolera estatal mexicana, quienes aportan información para llevar a cabo el robo de combustible a través de los ductos. Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button