DestacadasPolitica

¡Hay tiro! Juan Ferrer vs López-Gatell por contratos de vacunas

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Hace algunos días se supo que Hugo López-Gatell había necesitado asistencia de oxígeno, porque sus niveles de saturación habían bajado. La baja oxigenación en sangre es una de las principales alarmas que se prenden en el curso de la enfermedad Covid-19, que el funcionario minimizó en más de un momento de esta pandemia.

Este fin de semana, el periódico más cercano a la 4T publicó que López-Gatell había sido internado en el Hospital Temporal Citi-Banamex. “El subsecretario de Salud ingresó al nosocomio el 24 de febrero. Su estado de salud era delicado, de acuerdo con los reportes médicos, y en los días posteriores ha ido mejorando”, publicó el diario que dirige Carmen Lira, comadre de AMLO.

Desde la oficina de López-Gatell salieron rápido a desmentir la información y afirmaron que el subsecretario se encuentra confinado en su casa. “Está superando el tema, y ya se encuentra asintomático”, explicaron.

Lo cierto es que en el entorno de Gatell hay preocupación, porque atribuyen esta “grilla” a información filtrada desde el propio Gabinete, y más específicamente al creciente poder político de Juan Ferrer, el director del INSABI.

Cercano a López Obrador, Ferrer se va convirtiendo en una pieza clave para la campaña de vacunación que ya se desarrolla en México. Tanto que uno de sus hombres reemplazó a José Novelo en la Cofepris, órgano clave para la autorización de uso de nuevas vacunas.

Hay que recordar un dato clave: López-Gatell siempre fue reticente a firmar contratos anticipados con los laboratorios que ya estaban avanzando en el desarrollo una vacuna contra el Covid. “El relato del combate a la corrupción le jugó una mala pasada, porque se volvió más papista que el Papa”, asegura una fuente de Palacio.

Esa tarea quedó, en cambio, en manos de Marcelo Ebrard, que planteaba la necesidad de estar listos porque cuando se confirmara la efectividad de las vacunas, habría un lógico -aunque injusto- acaparamiento por parte de las grandes potencias.

Esta redacción reveló que López-Gatell pensó incluso en renunciar, cuando AMLO lo obligó a avanzar con la compra de las vacunas rusas y chinas, que todavía no contaban con estudios en publicaciones científicas. Las dosis de la Sputnik V, Sinovac y Cansino hoy son clave para poder mantener una continuidad en el plan de vacunación.

Un dato extra que López Gatell tiene en mente: el INSABI tiene 90 millones de derechohabientes, la estructura en salud pública más potente para poder vacunas a gran parte de los electores que este años podrían darle otra vez la mayoría en San Lázaro a López Obrador.

El propio AMLO pareció este domingo dar un mensaje de los que más disfruta: los encriptados. Desde Zacatecas dijo que los funcionarios más importantes en el combate contra el Covid estaban transitando -y ya saliendo- esa misma enfermedad. Mencionó a Luis Cresencio Sandoval, a Almirante Ojeda Durán y a Juan Ferrer. No hubo mención sobre López-Gatell.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button