La Última de Petróleo

Gremio de Pemex rechaza el aumento de 55 a 65 años en la edad para jubilación

Integrantes de la Unión Nacional de Técnicos y Profesionistas Petroleros (UNTPP) se manifestaron ayer frente a Palacio Nacional en rechazo al aumento en la edad para jubilación de 55 a 65 años, que Petróleos Mexicanos (Pemex) “quiere imponer” a partir del próximo 1º de agosto.

En entrevista, Silvia Ramos Luna, secretaria general del organismo, señaló que lo anterior es consecuencia de la reforma energética aprobada en el sexenio anterior, toda vez que la empresa productiva del Estado “modificó unilateralmente” el reglamento para incrementar la edad de jubilación.

Inicialmente el Reglamento de Trabajo de Personal de Confianza y sus Empresas Productivas estableció la edad de jubilación en 55 años de edad con 25 años de servicio y 80 por ciento del salario, pero “si te querías ir con 100 por ciento” aumentaba a 30 años.

Sin embargo, el documento fue modificado el 15 de diciembre de 2015 en el Capítulo 15 referente a Retiro y Jubilaciones, artículo 82, en su segundo punto, y quedó establecido que la jubilación será de 65 años.

Por ello, solicitaron al presidente Andrés Manuel López Obrador atienda su demanda para que se respete su jubilación con base en su contratación inicial y “acceder a un mismo nivel de derechos como los trabajadores de la CFE y del Sindicato Petrolero de la República Mexicana (STPRM), “a quienes sí se les regresó a los 55 años”.

Ramos Luna afirmó que la UNTPP es un sindicato con toma de nota desde el 19 de diciembre de 2009 otorgada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. No obstante, Pemex no los reconoce, por lo que pidió un trato igual al del STPRM.

La secretaria general de la UNTPP denunció también una serie de violaciones a los derechos humanos y laborales de sus 2 mil 500 trabajadores agremiados, de las 12 secciones que lo conforman. Contó que hay casos de trabajadores que laboran jornadas de 24 por 24 horas. Además de negarles los permisos sindicales y prestaciones como las vacaciones.

Comentó que han establecido contacto con la central estadunidense AFL-CIO para que, de no atenderse la problemática en México, se inicie una queja a partir del T-MEC, toda vez que “se están violando pactos internacionales como “el Convenio 87 sobre libertad sindical, el 98 de contratación colectiva y el 135 del derecho de los representantes sindicales”, aseguró.

Ramos Luna indicó que el martes pasado sostuvieron una reunión en la Secretaría de Gobernación con funcionarios del área de Relaciones Laborales de Pemex y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, “pero nos indican que ellos no están facultados para resolver el tema”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button