Opinión

Gasolina y diésel, contrabando

El contrabando es el gran desafío para este año 202, para el Servicio de Administración Tributaria (SAT) que encabeza Raquel Buenrostro.

La misión que se ha autoimpuesto es la de acotar la informalidad, vía el ataque frontal al contrabando.

Busca combatir el creciente negocio ilícito de la importación ilegal y/o tramposa de gasolina y diésel.

Es de tal magnitud este contrabando que de acuerdo con cálculos preliminares de la autoridad tributaria, para el cierre del primer trimestre de este año 2021, representará un hueco fiscal que supera ¡los 20,000 millones de pesos!El contrabando de combustibles lo realizan bandas del crimen organizado, pero también empresas establecidas y reconocidas.

Y es de tal dimensión el problema que amenaza con quebrar a negocios y empresas que operan y se administran honestamente.

La solución del problema permitirá no sólo una mayor recaudación.

También derivará en que se elimine el “efecto dumping” que generan los precios que ofrecen los contrabandistas, por debajo de los costos de los negocios bien establecidos.

Y es que con esquemas tramposos de adulteración de los combustibles importados llegan a pagar tarifas hasta 500% inferiores respecto de las que realmente deberían pagar.

En consecuencia pueden vender a precios que nadie puede ofrecer en el mercado legal. El año pasado, la estrategia del SAT se basó en el cobro a los grandes contribuyentes.

Fue un rotundo éxito porque en virtud de los ingresos extraordinarios que se obtuvieron, no se requirió solicitar deuda.

Pagaron empresas tan importantes como América Móvil, Femsa, Grupo Modelo y Walmart. Algunos de ellos con pagos anticipados y los más “persuadidos” por la nueva ley -que prevé prisión a defraudadores fiscales-, pero un número importante, que por cierto no es público, hicieron pagos de adeudos añejos.

Para este año, la “fiscal de hierro” tiene el objetivo de enfocarse en el contrabando de combustible: gasolinas y diésel.

El SAT identificó un enorme hueco fiscal provocado por la delincuencia organizada.

En la jerga sectorial lo identifican como contrabando “bronco” decir, mediante el uso de la violencia.

Pero también por empresas establecidas que bajo el amparo de las condiciones especiales que les permite la ley, incurren el lo que se conoce como contrabando “técnico”.

Utilizan la enorme variedad de fracciones arancelarias para importar gasolinas y diésel e internarlo tramposamente mediante el pago mínimo de los impuestos que deberían pagar.

La Fiscal de Hierro apunta que en parte la Ley de Hidrocarburos que envió el presidente Andrés Manuel López Obrador -para cancelar permisos a empresas privadas- va en ese sentido.

El SAT no va solo en esta ocasión. Está coordinado con las fuerzas armadas: Sedena, Marina y la Guardia Nacional, además de la Procuraduría Fiscal de la Federación.

El éxito de la estrategia en contra del contrabando, depende por lo menos para el caso del contrabando técnico, de que se actúe prácticamente en tiempo real.Es decir, se tiene que aprehender con las manos en la masa a los importadores ilegales de combustibles.

A la fecha ya se han realizado decomisos y detenciones, pero es una campaña que busca abatir al mínimo este delito.

Por la eficacia que ha tenido Buenrostro en otros temas, lo más probable es que tenga éxito en su nueva misión.

Falta ver el grado de eficacia que se tenga en la coordinación con las fuerzas armadas y otras autoridades.

Atisbos
GARBANZO.- La noticia es que el SAT registró en el transcurso del primer trimestre del año, el pago de una persona física por un monto extraordinario.Pagó el contribuyente ¡casi 6,000 millones de pesos!

Más allá de la curiosidad por saber de quién se trata, lo relevante es que el “garbanzo de a libra” denota que además de los grandes contribuyentes, el SAT va en sobre los “responsables solidarios”.

Nomás para que los que están en ese peligroso juego, de evasión y elusión fiscal, “le midan bien el agua a los camotes”. MARCO A. MARES/EL ECONOMISTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button