DestacadasEconomíaInternacionalPolitica

Energía y trabajo dominan en roces rumbo a primera cumbre del T-MEC


Katherine Tai, representante comercial de la Casa Blanca, será la anfitriona del encuentro en el que participarán hoy y mañana Tatiana Clouthier y Mary Ng, ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá


Los asuntos laborales y energéticos dominan los irritantes en las relaciones de comercio e inversión entre México y Estados Unidos, cuyas representantes hoy se verán las caras en la primera reunión cumbre en la materia.

Katherine Tai, representante comercial de la Casa Blanca, y Tatiana Clouthier, secretaria de Economía, participarán en la reunión virtual de la Comisión de Libre Comercio del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que se llevará a cabo de manera virtual hoy y mañana.

La embajadora Katherine Tai fungirá como la anfitriona del encuentro virtual, en el que también participará Mary Ng, ministra de Pequeñas Empresas, Promoción de Exportaciones y Comercio Internacional de Canadá. Las tres ministras estarán acompañadas por sus respectivas delegaciones.

Para monitorear y evaluar los esfuerzos de reforma laboral de México, la legislación estadounidense de implementación del T-MEC estableció una Junta Independiente de Expertos Laborales de México, conformada por 12 expertos en política laboral y comercial de Estados Unidos.

El 15 de diciembre de 2020, la junta emitió su primer informe interino al Congreso en el que reconoce que México ha logrado avances significativos en la implementación de las medidas de reforma laboral, especialmente si se toma en cuenta el impacto de la pandemia de Covid-19.

Sin embargo, el informe también reconoce que muchos de los cambios prometidos para mejorar la vida de los trabajadores y garantizar la libertad de asociación y negociación colectiva aún no se han implementado.

La junta sugirió que el gobierno de Estados Unidos y sus representantes en México deben enviar un mensaje contundente a las empresas que producen bienes y servicios en México para exportar al mercado estadounidense de que no habrá más “negocios como siempre”, cuando se trata de respetar los derechos de los trabajadores a organizarse y negociar.

“Es perfectamente apropiado que nuestro Embajador asista a la inauguración de una planta que traerá ganancias adicionales a una empresa estadounidense. Es igualmente apropiado, y necesario, que el Embajador asegure públicamente a los trabajadores mexicanos y estadounidenses que estas ganancias no se basarán en violaciones de sus derechos”, puso como ejemplo.

A la vez, han sido notorias las preocupaciones de Estados Unidos de que las políticas energéticas de México puedan violar el T-MEC y podrían obstaculizar las relaciones económicas bilaterales.

Para la Cámara de Comercio de Estados Unidos, la reciente reforma a la Ley de la Industria Eléctrica de México es “profundamente preocupante”.

La Cámara ha planteado que los cambios conllevan abrir la puerta para el restablecimiento de un monopolio en el sector eléctrico, además de que contravendrían a los compromisos de México en el T-MEC.

De acuerdo con un análisis del Congreso estadounidense, algunos expertos en políticas fomentan una mayor cooperación entre México y Estados Unidos en el comercio y la inversión transfronterizos.

Los funcionarios mexicanos han señalado un “Comité de Competitividad” establecido por el T-MEC como un marco importante a través del cual los dos países pueden promover intereses compartidos.

Tai se reunió con sus homólogos canadienses y mexicanos en marzo de 2021 y discutió los esfuerzos de implementación del T-MEC.

A finales de marzo pasado, Tai comentó que Estados Unidos tiene “una serie de preocupaciones” sobre cómo México está manejando sus obligaciones en virtud del T-MEC.

Además, Tai refirió que ha expresado su preocupación a Clouthier, de quien dijo que “no tuvo reparos en plantear las preocupaciones de México sobre lo que estamos haciendo aquí en Estados Unidos”.

Afloran las diferencias México-EU:

  • El pasado 10 de mayo la central sindical de EU AFL-CIO denunció –en conjunto con otros sindicatos–, por presuntas violaciones a la democracia sindical en la planta de manufactura de autopartes Tridomex, en Matamoros, Tamaulipas; EU tiene 30 días para decidir si interpone una queja.
  • El 12 de mayo, la USTR denunció la presunta obstrucción de la democracia sindical en la planta de General Motors en Silao, Guanajuato; el gobierno mexicano ya ordenó repetir votación para legitimar contrato colectivo de trabajo.
  • El 13 de mayo, en nombre del Gobierno de México, el embajador Esteban Moctezuma envió una carta al secretario del Trabajo, Martin J. Walsh, para transmitir los comentarios e inquietudes con respecto a la falta de aplicación de leyes laborales que el Gobierno de México ha detectado en la industria agrícola, así como de procesamiento y empacado de proteína en Estados Unidos
  • Dos trabajadoras mexicanas presentaron en marzo pasado la primera queja laboral contra EU en virtud del T-MEC. Adareli Ponce Hernández y Maritza Pérez Ovando afirmaron que se les negó reiteradamente la visa H-2 por ser mujeres.
  • El pasado 6 de mayo industrias petroleras de EU a través del Instituto Estadounidense del Petróleo (API) pidieron al gobierno de Joe Biden priorizar las presuntas violaciones energéticas en el T-MEC como parte de las discusiones en la próxima reunión cumbre bilateral en materia comercial.
  • En la misiva, el API expone que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha encabezado importantes enmiendas a dos leyes, la Ley de la Industria Eléctrica y la Ley de Hidrocarburos, para cambiar las reglas del mercado a favor de Pemex y la CFE.

Roberto Morales / El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button