La Última de Petróleo

En lo que resta del sexenio, Pemex debe saldar 44 mil 572 MDD de deuda


Es un tema preocupante para los analistas, calificadoras y para las propia empresa petrolera


La petrolera estatal mexicana Petróleos Mexicanos (Pemex) tiene importantes vencimientos de deuda, de este año a marzo del 2023, por 29,890 millones de dólares. Una abultada deuda preocupa a los analistas, las calificadoras y a la misma compañía.

Pemex reconoce ante los inversionistas de la Bolsa Mexicana de Valores que “el monto de sus pasivos es considerable y la entidad está expuesta a restricciones de liquidez, lo cual podría dificultar la obtención de financiamiento en términos favorables, afectar la situación financiera”.

En su reporte al mercado bursátil del segundo trimestre del 2021, la empresa del Estado recalcó que los resultados de operación y la capacidad que tiene para pagar su deuda por cuenta propia y la capacidad de operar como negocio e marcha, depende del apoyo del gobierno federal

Con una deuda de 113,957 millones de dólares, Pemex es una de las prioridades del gobierno federal, apostando a incrementar sus ingresos y reducir sus pasivos, sin embargo, los analistas lo ven como una tarea imposible.

El pasado lunes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que Pemex sigue siendo una empresa de la nación y expresó, en su conferencia mañanera, el apoyo a la petrolera. “Pemex es de los mexicanos y la deuda de Pemex es soberana, es deuda del gobierno, es deuda de Hacienda. No es posible que se lleve a cabo un deslinde”.

En los tres años que restan de la actual administración la deuda financiera de Pemex que se tiene que pagar es de 44,572 millones de dólares. De acuerdo con el reporte de finanzas de la petrolera, para diciembre de 2021 sus pasivos son de 16,979 millones de dólares.

Bajo presión
Gonzalo Monroy, director general de la consultora GMEC, dijo que “Pemex cada año tiene vencimientos de deuda, pero la presión importante la tendrá para 2023 y 2024, aunque se empezó a emitir deuda nueva para pagar la que estaba por vencer. El problema es que la deuda nueva será más cara por la calificación crediticia de la empresa”.

El pasado 27 de julio, Moody´s bajó las calificaciones de las notas existentes de Pemex. Las notas fueron a la baja y pasaron a A3.mx/Ba3 desde A2.mx/Ba2, lo que significa que la capacidad de impago de la empresa de sus bonos es cada vez mayor, ya que tiene un elevado riesgo de liquidez.

Además tiene una perspectiva a la baja, lo que significa que la petrolera podría ser degradada nuevamente.

Pemex enfrenta altos niveles de vencimientos de deuda debido a la expansión de su capacidad de refinación y producción”, escribió la calificadora.

Las calificadoras de valores han ubicado a la deuda de Pemex por debajo del grado de inversión. Con Fitch Ratings la escala internacional está en BB-, con HR Ratings es de HR BBB+(G) y con Moody´s es de Ba3. Solo Standard & Poor’s la ubica en BBB, siendo la única empresa que mantiene a la petrolera en el grado de inversión.

“El bono basura implica varias cosas. La más importante es que los inversionistas tienen la restricción de invertir en instrumentos que tengan grado de inversión, con una rentabilidad alta, y finanzas estables, y al perder dicha calificación, a Pemex se le cierra la posibilidad de acceder a financiamiento barato”, detalló Gonzalo Monroy.

Carlos López Jones, director de consultoría en tendencias.com.mx, dijo que uno de los problemas de Pemex son sus vencimientos de deuda, pues los bonos que caducan en los próximos 18 meses suman 10,800 millones de dólares, los cuales se encuentran en el mercado divididos en 4 o 5 partes.

Del total de la deuda de la compañía, el 12.8% está en pesos, mientras que el 69.5% está en dólares y 13.7% en euros, aunque el restante está en francos, libras, yenes y 1.6% en UDI (Unidades de Inversión).

El precio de los papeles a 10 años de Pemex es de 98.4 puntos, para su bono con vencimiento en enero de 2031 tiene una tasa cupón de 5.95% y una tasa de rendimiento al vencimiento de 6.27%, de acuerdo con datos de Bloomblerg.

Dependiente
Petróleos Mexicanos reconoce ante los inversionistas su gran dependencia gubernamental.

Este año,por ejemplo, se aportaron entre enero y junio cerca de 64,124 millones de pesos, en agosto se tenía una inyección de capital adicional por 32,596 millones de pesos y en el cuarto trimestre del año otros 32,000 millones de pesos, para cubrir el total de las amortizaciones del año.

La principal fuente para el pago de la deuda de Pemex durante2021 son los apoyos recibidos por parte del gobierno federal.

La empresa va más allá. Los estados financieros que presentó Pemex al 30 de junio del 2021, fueron preparados bajo el supuesto de que continuará como negocio en marcha. Sin el apoyo del gobierno existe la posibilidad de que se vean afectados su situación financiera y resultados de operación.

Moody´s espera que en los siguientes tres años, en la medida que aumente la producción de la empresa productiva del estado, esta tendrá una limitada capacidad de inversión de capital, así como altos vencimientos de deuda y volatilidad en los precios del petróleo y del combustible.

Fuente: El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button