De Impacto

El “Monje Negro” arma su estructura para 2024, quiere suceder a López Obrador

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Son los meses más jugosos para Gabriel García, el coordinador de los superdelegados de la 4T. Con el control de la estructura que reparte los planes sociales, el “Monje Negro” de Palacio Nacional empieza a soltar algunos comentarios llamativos en sus reuniones privadas. Su deseo de ser Presidente ya es un secreto a voces.

“El verdadero dirigente de Morena soy yo, Delgado está nada más para las conferencias de prensa y las fotos”, dice con ironía en los encuentros que tiene con los delegados, y las cuadrillas de promotores del voto que van casa por casa para hacer campaña a favor de los candidatos de la 4T.

Alejandro Peña, su suplente en el Senado, participa de este incipiente proyecto. No así Ariadna Montiel, el nexo de García para la entrega de programas sociales, que se opone a las maniobras que viene desplegando el Monje Negro.

“El bienestar del pueblo no depende de cálculos políticos, sino de los derechos de todas y de todos”, afirmó la subsecretaria de Desarrollo Social y Humano en Oaxaca, en lo que muchos interpretaron como un mensaje a García.

“Gabriel demostró que es pragmático y que su proyecto es lo más importante”, dicen militantes de Morena. En efecto, el coordinador de los superdelegados era un aliado incondicional de Bertha Luján, y de un momento a otro selló un acercamiento con “Los Aliados” -Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard e Higinio Martínez, entre otros- que empujaban la candidatura de Mario Delgado para la dirigencia.

García es un hombre de máxima confianza de López Obrador, en una relación que lleva muchos años. En el sexenio de AMLO en DF, fue director de Adquisiciones en la Oficialía Mayor, un área que concentró la compras de toda la administración pública, estrategia que tomó el tabasqueño para evitar desvíos desde las Secretarías. Semejante tarea fue le encomendada.

La oposición siempre lo apuntó como el verdadero gestor de los recursos económicos de campaña de López Obrador. Incluso se lo quiso atacar por su trabajo en la Fundación Honestidad Valiente, señalamientos que nunca se pudieron probar. Como sea, es evidente que se trata de un hombre importante en la constelación política de AMLO. La Política On Line

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button