La Última de Petróleo

El futuro del yacimiento Zama queda en manos de la Sener

Diana Nava
ORO NEGRO


La estatal Pemex y el consorcio privado liderado por la estadounidense Talos Energy no lograron un acuerdo sobre el futuro de las operaciones del yacimiento petrolero Zama, y ahora será la Secretaría de Energía quien deberá proponer los términos finales del acuerdo.

Ayer jueves terminó el segundo plazo para que las compañías llegaran a un trato para operar de manera conjunta al gigante Zama, el primer gran descubrimiento hecho por la iniciativa privada tras la reforma energética de 2013 y cuya ubicación es compleja, pues se ubica en un área compartida entre el bloque 7 –adjudicado a Talos en las rondas petroleras– y Uchukil, una asignación propiedad de Pemex.

Las pláticas entre la estatal y la estadounidense se extendieron hasta ayer jueves, al límite del plazo. Una fuente cercana ha asegurado que las compañías han logrado trabajar bien de manera conjunta y las discusiones apuntan a un próximo acuerdo, pero que se vio empañado por el límite del tiempo establecido en la legislación y que culminó ayer.

Otra fuente aseguró que las pláticas han avanzado de manera lenta por temas relacionados con la velocidad de extracción de crudo que se aplicará al campo.

Las compañías debían de presentar un acuerdo de unificación y operación conjunta, que, entre los temas más relevantes, incluyera al operador titular del campo y la forma en que se dividiría la producción del mismo.

Pero ahora, sin un acuerdo entre las partes, la Secretaría de Energía, liderada por Rocío Nahle, deberá proponer los términos finales de la operación del campo y decidir quién se hará de la titularidad de la operación de Zama. Este es un paso natural dentro del proceso contenido en la Ley de Hidrocarburos, que establece que, en caso de no existir un entendimiento, será el gobierno federal quien tome la última decisión basado en los argumentos presentados por las compañías.

“Desde que presentamos los términos clave originales del Acuerdo de Unificación y Operación Conjunta, se ha logrado un progreso significativo en alcanzar un entendimiento común. Apreciamos la creciente inercia y compromiso de Pemex por alcanzar un acuerdo conjunto. Mientras transitamos hacia esta nueva fase dentro del proceso, esperamos tener una relación constructiva con la Sener y Pemex y confiamos en que tendremos acuerdos positivos para todas las partes”, ha dicho esta mañana Talos en un comunicado.

Hasta ahora ni Pemex ni la Secretaría de Energía han emitido un comunicado oficial sobre el futuro de las negociaciones.

Ambas compañías han externado de manera pública su interés en operar el yacimiento ubicado en aguas someras frente a las costas de Tabasco y que contiene reservas cercanas a 670 millones de barriles de crudo ligero.

La estatal Pemex ha asegurado que la operación de Zama debe ser catalogada como un tema de interés nacional por el potencial de convertir a la zona en un polo de desarrollo. En tanto, Talos, que tiene como socio a la alemana Wintershall Dea y a Premier Oil, ha destacado su capacidad tecnológica y de inversión para desarrollar el campo y se ha declarado listo para comenzar en corto plazo con la explotación del yacimiento.

Las pláticas de negociación, entre Pemex y Talos, arrancaron desde mediados de 2018 y han transitado desde un ambiente tenso entre las partes –debido a que ambas buscan hacerse de la titularidad del campo– hacia una postura más flexible de la estatal.

En una entrevista a Reuters la semana pasada, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza aseguró que la compañía estaba dispuesta a ceder la titularidad de la operación del yacimiento a las compañías privadas si esto resulta en beneficios para la petrolera estatal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button