La Última de Petróleo

El año que el petróleo se quedó sin valor

JULIO GUTIÉRREZ
ORO NEGRO

En un entorno sin precedentes, el sector energético nacional e internacional enfrentó uno de los años más retadores, pues por primera vez en la historia, el precio del petróleo a nivel mundial se situó en números negativos, es decir, no tenía valor.

En medio de la crisis que generó la pandemia de Covid-19, y como resultado de lo anterior, diferentes países miembros de la industria petrolera, entre los que México está incluido, se vieron obligados a reducir sus niveles de producción, para evitar un declive mayor.

A nivel nacional, la administración que encabeza el presidente, Andrés Manuel López Obrador, hizo más estricta la relación con las empresas privadas de energía, debido a la aplicación de una política energética que tiene como fin proteger a las firmas nacionales.

Así, se tomó la decisión de revisar y renegociar los contratos con las empresas privadas del sector, tanto nacionales como internacionales encargadas de la construcción de gasoductos, a cargo de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

De cara a esto, empresarios solicitaron al gobierno de Estados Unidos reuniones con el gobierno de México, puesto que consideran que el panorama dentro del sector es de incertidumbre y no garantiza las inversiones en el país. Meses más tarde, el gobierno tomó la decisión de cancelar los permisos para importar gasolinas a 20 años.

A su vez, agencias calificadoras de valores tomaron la decisión de bajar la calificación crediticia de Petróleos Mexicanos (Pemex), dados sus problemas financieros.

Caída histórica en los precios del petróleo
El lunes 20 de abril, el mundo atravesó un suceso sin igual, el mercado de petróleo en el continente americano colapsó. Los precios cayeron en terreno negativo, hecho que, en la práctica, significa que los productores deberían pagar a los consumidores para que se lleven el combustible.

Los contratos de venta del West Texas Intermediate (WTI), referencia en América, para entrega en mayo cerraron la jornada en un precio negativo de 37.63 dólares por barril, pérdida de 55.9 dólares. En el mercado spot, con entrega inmediata, la mezcla mexicana se negoció también en un negativo de 2.37 por tonel.

Antes de eso, el precio más bajo que había registrado la mezcla mexicana era de 6.95 dólares por barril, el 10 de diciembre de 1998.

El suceso se dio luego que días antes, Rusia y Arabia Saudita entraran en una “guerra de precios”, hecho que propició que los países integrantes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y otras naciones productoras llegaran a un acuerdo unánime para recortar en 9.7 millones de barriles la producción mundial de crudo a partir de mayo.

La decisión tenía como fin evitar la caída de los precios del petróleo a nivel mundial. Por su parte, en las negociaciones México se mantuvo firme en no recortar hasta en 400 mil barriles por día su producción.

Renegociación de contratos
Después de varios meses de renegociar contratos de gasoductos, que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) calificó como leoninos, la empresa productiva del Estado aseguró que derivado de la renegociación se tuvo un ahorro en términos nominales, hasta el año 25 de vigencia de cuatro mil 342 millones 490 mil dólares.

Se trata de una serie de contratos que, a decir de la CFE, significaban pérdidas puesto que se tenían que pagar cantidades excesivas a los privados que eran dueños de los gasoductos para transportar gas a lo largo de 25 años.

Petroleros de EU piden reglas claras
En junio, el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) solicitó a funcionarios estadunidenses de alto rango reunirse con el presidente, Andrés Manuel López Obrador, debido a que el actual gobierno ha implementado una serie de políticas que “discriminan” a los inversionistas de ese país.

“Nos preocupa que las acciones recientes tomadas por el Gobierno de México debiliten este marco y discriminen a los inversionistas estadunidenses en violación de los compromisos que México acordó tanto en el TLCAN como en el T-MEC”, refirió el organismo.

Varios meses después, en diciembre la administración tomó la decisión de eliminar los permisos para importar gasolinas por un lapso de 20 años.

Pemex pierde calificación
En abril, la agencia calificadora de valores Moody’s dio a conocer que redujo su calificación a Pemex, y con ello la petrolera quedó sin grado de inversión. Entre los motivos expuestos, el principal es la crisis financiera que atraviesa la empresa.

La misma decisión fue tomada por Standard & Poor’s y Fitch Ratings, lo que dejó a la empresa productiva del Estado sin grado de inversión a nivel internacional. La Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button