La Última de Petróleo

Dos Bocas arrancará hasta 2023 y no el 1 de julio de 2022 como dijo AMLO


En su plan de negocios, Petróleos Mexicanos detalló que en 2021 se proyecta un gasto de inversión 100,000 millones de pesos superior al real del año pasado en exploración y producción: de 290,000 millones de pesos, además de un gasto de 59,000 millones de pesos, superior en más de 275 o 13,000 millones de pesos al que en realidad se pudo ejercer el año pasado


Petróleos Mexicanos (Pemex) informó que la refinería de Dos Bocas en Tabasco iniciará operaciones en 2023 y no el 1 de julio de 2022 como prometió el presidente Andrés Manuel López Obrador. Pero ello está condicionado a que la estatal mexicana pueda ejercer un presupuesto de inversión superior a 300,000 millones de pesos en los próximos años, monto 50% superior al gasto real del año pasado.

“La proporción más significativa del presupuesto de Pemex Transformación Industrial para 2021 y 2022 se canalizará a la construcción de la nueva refinería en Dos Bocas. Durante 2021 este importante proyecto requerirá de 45,000 millones de pesos y si las condiciones lo permiten, se canalizarían otros 116,000 millones durante 2022 para concluir su construcción, esperando iniciar operaciones regulares en 2023”, refirió Pemex en su Plan de Negocios 2021-2025.

En su documento, la estatal petrolera reveló que al cierre de 2020 ejerció 29.6% menos presupuesto de inversión del que estimó al inicio de año, que fueron 98,647 millones de pesos menos, con lo que únicamente obtuvo 233,957 millones de pesos para todas sus actividades, incluyendo la refinería de Dos Bocas.

Sin embargo, para cumplir con las metas que le plantea el gobierno federal requiere presupuestos por encima de los 300,000 millones de pesos para los próximos cinco años, según estableció en su Plan de Negocios 2021-2025. Incluso, en 2021 requiere de 352,614 millones de pesos, monto superior en 6% al original para el año pasado, pero superior en más de 50% al gasto real de inversión ejercido por la empresa.

El año pasado, la inversión real en exploración y producción tuvo un subejercicio de 33%, situándose en 180,525 millones de pesos. Para Transformación Industrial, fue menor en 19% a los requerimientos, llegando a 46,932 millones. El gasto de inversión para la refinería de Dos Bocas fue menor en 15% o 6,316 millones de pesos, con lo que en realidad se gastaron 46,932 millones en esta nueva obra. Para la rehabilitación del Sistema Nacional de Refinación el subejercicio fue igualmente de 15% del gasto y se gastaron 10,638 millones de pesos, 2,500 millones menos que lo requerido.

Aun así, en 2021 se proyecta un gasto de inversión 100,000 millones de pesos superior al real del año pasado en exploración y producción: de 290,000 millones de pesos, además de un gasto de 59,000 millones de pesos, superior en más de 275 o 13,000 millones de pesos al que en realidad se pudo ejercer el año pasado.

Y para los siguientes años, planea incluso montos superiores que le permitan llevar a cabo sus actividades. Por ejemplo, sólo en 2022 requiere de un presupuesto de inversión de 471,000 millones de pesos, con lo que tendría que aumentar en 33% el presupuesto de un año a otro.

Para el 2023, el requerimiento es de 345,000 millones, de los cuales 27,000 serán para Transformación Industrial y 313,000 para exploración y producción; en 2024, el requisito es de 334,000 millones, 304,000 para exploración yproducción y otros 27,000 para Transformación Industrial.

Para la próxima administración, los presupuestos de inversión sugeridos son de 358,000 millones en 2025, de los cuales 332,000 serán para exploración y producción y 25,000 para transformación industrial, y 320,000 millones para 2026, de los que 283,000 serían para el upstream y 27,000 para transformación industrial de Pemex. Karol García/El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button