CampecheLa Región

Devuelven tierra a ejidatarios de Campeche; los había despojado Javier Duarte

REDACCIÓN
ORO NEGRO

La justicia comienza a llegar para las víctimas de Javier Duarte. En el caso de Pedro Celestino May Can y de otros siete ejidatarios en Campeche tardó casi 10 años.

Pero hace un par de meses, una resolución judicial por fin les dio la razón y consiguieron que les devolvieran 630 hectáreas que el ex gobernador de Veracruz, a través de varios prestanombres, les despojó.

Hoy, ya con la posesión de estas 21 parcelas, el núcleo ejidal de Lerma que fue parte de la más aciaga corrupción priista, ahora estará en uno de los principales programas sociales de la 4T: Sembrando Vida.

“Queremos hacer producir la tierra el próximo año con maíz y árboles frutales aprovechando las lluvias de temporal”, explicó May Can, quien atribuye parte de esta victoria al presidente Andrés Manuel López Obrador.

“En una de sus visitas a Campeche le informamos de nuestro caso, y, a través de la delegada (Katia Meave), estuvo muy al pendiente”, aseguró.

Pero esta lucha no fue fácil para los ejidatarios opositores a Javier Duarte pero sobre todo para May Can, quien durante esta disputa fue encarcelado acusado de despojo de estas tierras ubicadas en el poblado de Lerma, a unos 15 minutos de Campeche capital.

Para no pasar más tiempo en el penal de San Francisco Kobén, el dirigente campesino de 63 años tuvo que declararse culpable de ese delito para obtener la condena condicional y cumplir la pena en arresto domiciliario que concluyó el 19 abril de 2018.

Pero antes de perder su libertad lo quisieron asesinar, le quemaron su rancho y hasta mataron su ganado; incluso todavía el año pasado continuó la persecución del dirigente campesino.

“El 19 de agosto del año pasado me levantaron frente a la puerta de mi casa, me golpearon y me dejaron tirado frente al Country Club. Hoy estoy en sillas de rueda, nunca pensé que esto sucedería por no ceder lo que más amo: la tierra”, contó a MILENIO.

Por entonces no sabía que se enfrentaba a una red de corrupción cuya cabeza era un gobernador emanado del mismo partido político que el entonces Presidente de la República.

Con información de Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button