Opinión

Deer Park contra el huachicol

La compra de la refinería texana resulta una operación afortunada que tiene los beneficios de atajar el contrabando fronterizo de combustibles, además de integrar un mercado regional con la oportunidad de maximizar beneficios durante los años de cambio en la matriz energética en México y en América, lo que conlleva implícitos riesgos de mercado y de gestión… por lo que resulta la más neoliberal de las decisiones que ha tomado el actual gobierno en la materia.

La directora del SAT, Raquel Buenrostro, tiene identificadas diversas empresas que hacen contrabando técnico y bronco de diésel de gasolina, ya sea a través de pipas por Reynosa, o de barcos con dobles fondos que operan en Tuxpan, que venden en México a grandes consumidores e incluso a grupos gasolineros, generando un menoscabo a la hacienda pública de 20 mil millones de pesos anuales.

Uno de los activos más interesantes adquiridos en su totalidad en Deer Park es un muelle sobre el canal de navegación de Houston, por lo que la dirección de Octavio Romero prevé que tanto el crudo Maya que ingrese a la refinería y los combustibles que se exporten a México se harán vía marítima, lo cual permitirá reducir el margen de maniobra y beneficio de las bandas criminales. Sólo por ello habrá valido la pena pagar 600 millones de dólares por las 18 plantas de proceso en 560 hectáreas en una zona altamente industrializada.

Ciertamente el machacón discurso nacionalista y de “rescate de la soberanía” oscurece las estrategias de negocio subyacentes, al punto que Moody’s, que dirige aquí Carlos Díaz, redujo la calificación de Deer Park al borde de “bono basura” por percibir un mayor riesgo de que Pemex exporte a México combustibles a precios por debajo del mercado (y que ello debilite la capacidad de pago de créditos); el temor será conjurado en las próximas sesiones de consejo de Pemex con acuerdos para mantener el beneficio de precios petroleros de mercado… pues Deer Park no sólo recibirá crudo Maya pesado y mucho del combustóleo mexicano para procesarlo en sus coquizadoras para atender la demanda en el sur de EU y centro-norte de México, sino que además las refinerías mexicanas —incluyendo Dos Bocas bajo la responsabilidad de Rocío Nahle— podrán importar crudo ligero para atender el centro-pacífico y sur del país.

La sorpresa RSP en Medellín. El candidato de Redes Sociales Progresistas para el municipio veracruzano de Medellín de Bravo, Jonathan Hernández Ortiz, ha dado un fuerte (y grata sorpresa) frente a los lugares comunes que refieren los demás aspirantes a ganar el voto popular el próximo domingo. Primero, porque Hernández tiene como eje para la recuperación económica la atracción de inversión privada en proyectos agroindustriales, ganaderos y turísticos, agregando al plan su experiencia como empresario que toma riesgos. Segunda, por la clara distancia que ha tomado de Morena, con una opinión autocrítica firme. Tercera, qué al deslindar a su agrupación de Elba Esther Gordillo, ha ganado el respeto de sus rivales. Tome nota.

UNOPS, otra de piña. Y paso ooootra semana en que la entidad de Naciones Unidas, a cargo de Grete Faremo, aseguró que ahora sí ya cerrarían la compra consolidada de medicamentos y material médico que le encargó el Insabi, de Juan Ferrer…, y sólo hubo un oficio de la entidad, aquí a cargo de Giuseppe Mancinelli, a los presuntos ganadores que les pide no se aceleren, que “no inicie ninguna producción ni empiece ningún proceso hasta que UNOPS y su representada hayan firmado un contrato que regule la transacción”; pero que les firman a mediados de Junio. Vaya, el anuncio anticipado de compra crea la ilusión de aliviar de inmediato un desabasto que afecta a todo el país. La UNOPS sirviendo una engañifa electoral. Qué pena. Mauricio Flores / La Razón de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button