La Última de Petróleo

Congresista republicano se opone a que Pemex se quede con el 100% de Deer Park


El miembro de la Cámara de Representantes, Brian Babin, expuso que Pemex tiene un historial problemático en su relación con empresas de Estados Unidos, además de que se ha retractado de contratos importantes y se ha envuelto en escándalos de corrupción y disputas corporativas


El miembro de la Cámara de Representantes estadounidense, Brian Babin, urgió al Comité de Inversiones Foráneas de su país (CFIUS, por su sigla en inglés) a iniciar una revisión integral de la posible compra de Petróleos Mexicanos (Pemex) a Shell de la mitad de la refinería de Deer Park en Texas, lo que debe incluir una posible negación a la transacción acordada entre las empresas.

A través de una misiva enviada a la secretaria del Tesoro, Janet Yellen y a la secretaría de Energía, Jennifer M. Granholm, el republicano expuso su preocupación a esta operación, con el argumento central de que la petrolera del Estado mexicano no tiene experiencia para operar la planta, lo cual podría generar un accidente industrial de una importante magnitud, además de que provocaría degradación ambiental y daños a la economía regional.

“Pemex carece de la experiencia ejecutiva, gerencial y técnica en la operación segura de instalaciones como ésta, que son de vanguardia”, aseveró el congresista, “la transacción aumenta de forma importante los riesgos de un accidente industrial, de una seria degradación ambiental local y daños a la economía local debido a una mala gestión empresarial”.

El funcionario estadounidense expuso que Pemex tiene un historial problemático en su relación con empresas estadounidenses, además de que se ha retractado de contratos importantes y se ha envuelto en escándalos de corrupción y disputas corporativas.

“Por ello, envié una carta al organismo regulador responsable de aprobar esta venta, el Comité de Inversión Extranjera en Estados Unidos (CFIUS). Nuestras empresas de energía deben seguir las regulaciones más estrictas que garantizan la protección de los estadounidenses y la seguridad de esta industria vital, y no tengo la confianza de que Pemex pueda o incluso desee cumplir con estas altas expectativas“, publicó el legislador en su sitio web.

El pasado 24 de mayo, Pemex dio a conocer que concluyó las negociaciones para adquirir por un monto inicial de 596 millones de dólares, más lo que se añada de inventarios al cierre del trato, para la compra de 50.005% de la participación en la refinería de Deer Park que actualmente detenta Shell Oil Company, que no solicitó la transacción, pero aceptará la compra en efectivo, luego de que en 2020 la refinería reportó pérdidas por 178 millones de dólares.

Pemex es actual tenedora del 49.995% a través de su filial P.M.I. Norteamérica, con lo que, con esta transacción, la empresa estatal adquiriría la propiedad total de la refinería. La contraprestación acordada es de 596 millones de dólares, lo cual es un monto pagado en efectivo y un monto representado por la eliminación de la participación de Shell en la obligación de deuda de la sociedad.

Desde hace más de 70 años, Pemex opera refinerías en México, luego de que expropió las que operaban extranjeros en 1938. Actualmente, maneja seis plantas de grandes dimensiones con una capacidad instalada conjunta de 1.620 millones de barriles de proceso de crudo.

Entre los incidentes más recientes de la petrolera mexicana, en diciembre del año pasado se registraron dos explosiones por acumulación de gas en la Refinería de Cadereyta. Hubo cinco personas con lesiones leves. Además, el el 31 de diciembre del año pasado, Petróleos Mexicanos reportó de un oleogasoducto ubicado frente a la Terminal Marítima Dos Bocas, en Paraíso, Tabasco, por una fuga de combustible. No hubo lesionados, pero sí pérdidas económicas. El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button