La RegiónQuintana Roo

Conagua califica de ‘excelente’ calidad del agua en la Laguna de Bacalar


A pesar de los resultados de los análisis en cuatro puntos, activistas dudan de los resultados.


La Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) publicaron casi un año después los resultados del monitoreo de calidad del agua realizado el 23 de julio en la Laguna Bacalar, cuando se encontraba en su punto más crítico.

Sin embargo, los análisis de la Conagua muestran que la calidad del agua se encontraba en condiciones “excelentes”, a pesar de su coloración marrón.

Melina Maravilla, de la organización Agua Clara Ciudadanos por Bacalar, expuso que si bien no se puede especular con los datos, los resultados son “de no creerse”.

La dependencia federal realizó mediciones en cuatro puntos de la Laguna, considerando parámetros de Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO): coliformes fecales, color, turbiedad, presencia de Nitrógeno, así como Demanda Química de Oxígeno (DQO): carbono orgánico total, clorofila A, plaguicidas y fitoplancton.

Tanto en DBO como en DQO, la Conagua apuntó que los cuatro sitios monitoreados se encuentran dentro de los márgenes aceptables.

En cuanto a Coliformes Fecales, los resultados arrojaron que la calidad del agua está entre excelente y buena. En oxígeno disuelto, los números arrojan “excelentes” condiciones.

Sin embargo, es precisamente la falta de oxígeno en el agua, debido al exceso de materia orgánica, la posible causa de la muerte masiva de caracoles chivita, según la organización Agua Clara.

En la medición general, todos los puntos se encontraron en semáforo verde, aún cuando el agua estaba de una tonalidad inusual, y permanece así en la mayor parte de la Laguna.

Expertos del Colegio de la Frontera Sur apuntan que la Laguna sufrió un proceso de eutrofización, es decir, de una recarga excesiva de nutrientes externos que transformaron la composición natural del agua, que era muy limpia.

“En diez años, la Laguna Bacalar ha experimentado un deterioro preocupante en la calidad de sus aguas y sedimentos, con impactos negativos potenciales para los organismos acuáticos”,

refiere la publicación de Teresa Álvarez Legorreta. Sipse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button