Opinión

Cienfuegos, la venganza y el futuro con Biden

CARLOS PUIG
ORO NEGRO

MÁS OPINIONES
La conversación que la DEA no entregó
RICARDO RAPHAEL
AMLO frente a Washington
HÉCTOR AGUILAR CAMÍN
Grave pifia difundirlo íntegro
CARLOS MARÍN
Ir a todas las Opiniones
Ir a las columnas de Carlos Puig

Enlaces PatrocinadosRecomendamos
¿1 trillón de pesos? ¡La mayor loteria del mundo llega a México!
theLotter.com
Una inversión en Amazon podría darte un salario extra
Finan-freedom
por Taboola
El viernes pasado, la Secretaría de Relaciones Exteriores de Marcelo Ebrard hizo público completito el documento que le entregó el Departamento de Justicia de EU, en el cual se había fundamentado la orden de arresto contra el ex secretario de la Defensa, Salvador Cienfuegos.

El Departamento de Justicia estadunidense se escandalizó y dijo que la decisión del gobierno de México violaba el Tratado de Asistencia Legal Mutua entre ambas naciones y que “ponía en duda” si las agencias y el gobierno de EU seguirían compartiendo información con el de México.

Al gobierno de EU se le olvidó, por supuesto, que ellos habían actuado de la misma manera, corrijo, peor, cuando después de años de investigación y un año guardándose la orden de arresto, agarraron el general sin avisarle al gobierno mexicano.

El material compartido por los americanos y ahora por Ebrard no tiene costo alguno para los militares mexicanos —una bola de chats que no son prueba de nada— y comprueba lo que hace mucho tiempo y en muchos casos conocemos, la ansiedad de la DEA, que en muchas ocasiones los hacen hacer este tipo de cosas cuando encuentran a un fiscal ambicioso con ganas de salir en la tele.

El enredo y la venganza del gobierno mexicano publicando el expediente, y después la FGR actuando como abogado defensor de Cienfuegos, tendrán otros costos. Exonerado por la FGR en este asunto, más difícil será ahora que algún día el general Cienfuegos rinda cuentas sobre asuntos no resueltos y que involucran a militares y que sucedieron durante sus tiempos al frente de la Sedena. Sonríen los militares.

No hay manera de enfrentar el crimen organizado —las drogas, las armas, el dinero— sin cooperación entre ambos países. Y no hay cooperación si no hay confianza. Y la confianza está afectada o tal vez, por lo pronto, rota. Sonríen los criminales.

De menos sirve la intervención directa del Presidente insinuando el viernes que el momento del arresto podría haber tenido que ver con las elecciones estadunidenses, vaya usted a saber con qué lógica política (no que eso importe mucho en las mañaneras).

Todo esto a días que tome posesión el presidente al que no felicitamos a tiempo, estrenando embajador, la implementación del T-MEC, con una nueva caravana migrante en Centroamérica y crisis sanitaria más económica encima.

@puigcarlos / Milenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button