De Impacto

Arrecifes de Veracruz pueden desaparecer por niveles de contaminación, advierte la UNAM


La Universidad Autónoma de México (UNAM) advirtió sobre los altos niveles de contaminación en el sistema arrecifal de Veracruz, el cual se está viendo afectado de manera grave por las actividades de la industrias petrolera y agrícola, el turismo y la sobrepesca. 

El académico del Laboratorio de Geoquímica de la Facultad de Estudios Superiores (FESIztacala de la UNAMGuillermo Horta Puga, señaló que las elevadas concentraciones de plomo, bario, cadmio, cobre, estaño y níquel, derivado de las actividades ya mencionadas, está poniendo en riesgo el sistema arrecifal veracruzano, al grado de que podría desaparecer.

Horta Puga dijo que se trata del “ecosistema más extenso que tenemos en el Golfo de México“. Sobre su situación, manifestó que de seguir con el ritmo de destrucción actual, el hábitat marino posiblemente se llegue a extinguir en 2050.

El ecosistema, formado por más de 50 arrecifes, “se ha encontrado bajo el impacto de las actividades humanas prácticamente desde tiempos prehispánicos”, dio a conocer el experto. 

Sobre los problemas que atraviesas, dijo que “con la construcción de la ciudad y el puerto de Veracruz y la última ampliación que se está haciendo desde hace cinco años, el impacto es mayor, sobre todo sumando a las actividades agropecuarias e industriales realizadas que vierten desechos hacia las cuencas y por los ríos llegan hasta la zona costera”. 

Los arrecifes no sólo se ven afectados por la contaminación directa al mar, también las descargas de los ríos ActopanPapaloapanJamapa y La Antigua contribuyen a su destrucción con su influencia que llega hasta el puerto. 

“Eso ha hecho que disminuya la cobertura coralina; es decir, de los organismo que construyen el arrecife. Tenemos documentado desde 1966 hasta la fecha una caída de cerca del 40% de la cobertura coralina”, añadió Horta Puga. 

Concentraciones de metales pesados como plomo, proveniente de gasolinas que se han utilizados durante años, ya forman parte del ecosistema junto con el bario (utilizado en la actividad petrolera), el cadmio, el cobre y el estaño, este último elemento gracias a las pinturas de las embarcaciones que operan en la zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button