La RegiónQuintana Roo

Áreas naturales de Quintana Roo resisten amenazas de los desarrolladores

REDACCIÓN
ORO NEGRO

Las áreas naturales protegidas de Quintana Roo, que diariamente enfrentan las amenazas del desarrollo, han logrado conservar casi la totalidad de su cobertura forestal en los últimos años.

Un análisis realizado por la iniciativa Resiliencia, apunta que las reservas protegidas evaluadas son

  • Tulum,
  • Sian Ka’an,
  • Manglares de Nichupté,
  • Isla Contoy,
  • Uaymil y
  • Otoch Ma ax Yetel Kooh;  

guardan mejor estado de conservación que el promedio a nivel nacional e incluso a nivel peninsular.

Durante las últimas dos décadas, el Parque Nacional Tulum ha mantenido prácticamente intacta su cobertura de selva.

Otoch Ma ax Yetel Kooh, declarada área de protección de flora y fauna en 2002, presenta impactos en su cobertura vegetal, realizados en el período de 2004 a 2008. Sin embargo, en la última década no se registran afectaciones significativas que representen un cambio en la composición natural de esta reserva.

Manglares de Nichupté, dentro de la demarcación de área protegida, conserva íntegramente sus bosques inundados. Sin embargo, a los alrededores el mapeo satelital apunta que se han tenido alteraciones al ecosistema en las áreas aledañas, como Puerto Cancún o la propia ciudad.

Uaymil es otra reserva donde la protección federal ha rendido frutos, pues tiene impactos mínimos, a pesar de que el área costera aledaña a esta reserva, desde Punta Herrero hasta Mahahual, se tienen registros de alta deforestación.

Isla Contoy es un caso excepcional, pues se trata de un área natural protegida deshabitada y con límite de autorizaciones de ingreso. El informe expone que la ínsula no ha tenido mayor modificación desde que se comenzó el registro.

En tanto, la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, una de las áreas protegidas más extensas del país, mantiene un óptimo estado, conservando sus ecosistemas de selva, sabana y manglares.

Si bien el desarrollo “masivo” no ha alcanzado el interior de estas zonas, en las áreas de influencia se construyen grandes complejos turísticos, con sus respectivos impactos ambientales. Sipse

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button