Destacadas

Alemania devuelve piezas arqueológicas a México


Se trata de 34 objetos restituidos por dos familias de manera voluntaria; es producto de la sensibilización a partir de las relaciones diplomáticas, reconocen autoridades, no obstante, reconocen, hay “legislaciones hostiles” en otros países donde no ha habido tanto éxito.


La mañana de este miércoles en una ceremonia simbólica México recibió 34 piezas prehispánicas devueltas de manera voluntaria a partir de dos colecciones que estaban en custodia de distintas familias residentes en Alemania, una de ellas en la ciudad de Recklinghausen, en el estado de Nordrhein-Westfalen, integrada por seis bienes patrimoniales mexicanos, y la segunda de Monheim am Rhein, en el mismo estado, compuesta por 28 objetos arqueológicos.

La repatriación se realizó, como establece el protocolario, a través de la Embajada de México en Alemania, cuyo titular, Rogelio Granguillhome, encabezó el acto acompañado por los secretarios de Cultura,  Alejandra Frausto Guerrero, y de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, y el antropólogo Diego Prieto, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La secretaria Frausto Guerrero informó en el acto que la administración federal actual ha repatriado un total de 5,374 piezas. Por su parte, el director del INAH detalló que desde Alemania se han recuperado más de 60 piezas arqueológicas, que se suman a las ahora restituidas.

“Este es un ejemplo de cómo el respeto a la diversidad cultural de México, el fomento a la que es nuestra mayor riqueza puede dar resultados. Los pueblos de Alemania y México dan ejemplo de que el patrimonio cultural nos une y el diálogo respetuoso entre las naciones a partir de su cultura construye diferentes mapas que normalmente se veían desde (la perspectiva) de una cultura dominante a otra”, indicó la funcionaria.

Prieto Hernández declaró que “con Alemania hemos tenido un diálogo abierto en donde, paulatinamente, han ido entendiendo y han ayudado a sensibilizar a su población. Por eso ahora somos testigos de estas generosas devoluciones (…) el tráfico ilícito es un flagelo que ha afectado a muchos países, sobre todo a los que provenimos de una historia de colonización”.

El canciller mexicano agradeció al gobierno alemán por la sensibilidad e instó a ampliar los esfuerzos para la recuperación de piezas patrimoniales en otras naciones a través de la diplomacia cultural. “Muchas de las piezas que están en Europa son fruto del saqueo o de adquisiciones muy dudosas, la mayor parte de ellas ilícitas”.

.

Máscara de estilo olmeca. Una de las piezas más antiguas de los lotes recuperados (1200-600 a.C.) Fotos: Cortesía INAH y SRE

Algunas piezas devueltas

Entre las piezas provenientes de Recklinghausen destaca una máscara antropomorfa elaborada en roca metamórfica, de estilo olmeca, del periodo Preclásico mesoamericano (1200-600 a.C.) trabajada con técnicas de talla por percusión, acanaladura tallada, perforación y desgaste por abrasión. También un hacha de garganta tallada en roca, proveniente del Altiplano central mexicano, pero sin estimación precisa del periodo de elaboración; además, dos cabezas de figuras antropomorfas de estilo totonaco, del periodo Clásico mesoamericano (250–900 d.C.), y un cajete de barro elaborado por la cultura maya hacia el Posclásico (1000–1521 d.C.)

De la colección devuelta desde Monheim Am Rhein hay objetos como un cajete de barro modelado y decorado con diseños geométricos, trabajado por las culturas del Altiplano Central hacia el Posclásico Temprano; una figura antropomorfa femenina elaborada en barro modelado de estilo Ixtlán del Río, típico de las tumbas de tiro en las culturas del sur del actual Nayarit, entre el Preclásico Terminal y el Clásico, así como otra figura antropomorfa elaborada en barro modelado proveniente del Golfo en el periodo Clásico.

Hacha de garganta. Periodo indeterminado. Procedencia: Altiplano central mexicano.Tallada en roca metamórfica por percusión y pulido por abrasión.

No todas las relaciones con países son tan francas

“Nos enfrentamos a legislaciones hostiles en otros lugares del mundo”, lamentó la secretaria de Cultura en conversación con la prensa la semana pasada. “Si bien en el patrimonio, por ejemplo, con los textiles, de los que marcas se han apropiado, hemos tenido avances y se están haciendo buenas prácticas, en el caso de la venta y subasta de bienes culturales no hemos tenido los mismos resultados”.

Añadió que “las discusiones a veces son duras, incómodas. Se han tenido pláticas con senadores europeos que no les gusta lo que escuchan, les sorprende, pero es momento de tocar estos temas a nivel nacional e internacional”.

Y si bien la recuperación mencionada arriba es una victoria de la sensibilización en otros países para la restitución del patrimonio arqueológico mexicano, otras batallas en naciones con posturas legislativas distintas no han sido tan favorecedoras, como es el caso de Francia.

Nada más un mes atrás, a partir de una denuncia del INAH, la Consultoría Jurídica de la SRE dio aviso a la Interpol sobre una subasta que la casa Sotheby’s llevó a cabo en Nueva York el 18 de mayo con al menos 24 piezas de culturas precolombinas que habitaron el ahora territorio mexicano, cuyo lucro por separado sumó más de 650,000 dólares.

En febrero pasado las autoridades mexicanas también denunciaron una subasta de la casa Christie’s, en París, Francia, de una treintena de piezas principalmente de las culturas azteca, tolteca, maya y mixteca cuya subasta en conjunto superó los 3 millones de dólares. El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button