La RegiónTabasco

Agrava COVID-19 hambre, carencias y deudas en Tabasco


Caen ingresos en 61.2% de hogares; en 78 por ciento de viviendas rurales se reduce consumo de carne y pescado y 67% de frutas, mientras crecen las deudas


JUAN MANUEL DIEGO | VILLAHERMOSA, TABASCO. La pandemia de covid-19 ha agravado la situación de hambre, reducido los ingresos, el consumo de carne, pescado y frutas, y endeudado con familiares, amigos y bancos a los hogares en Tabasco, que además han disminuído su gasto en salud y educación. La situación es todavía más grave en las zonas rurales.

Así lo señalan los resultados de la Encuesta de Seguridad y Alimentación 2021 del Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural (RIMSIP), aplicada de forma piloto en Tabasco y Puebla, entre finales del año pasado y principios de este, y difundida recientemente.

En Tabasco el 18.3 por ciento de los hogares está en inseguridad alimentaria grave, pero en las zonas rurales alcanzó al 25.8% de las viviendas, cuyos habitantes pasaron “incluso todo un día sin comer”.

En la etapa del covid-19, que inició en el estado en febrero de 2020 y hasta el final de la aplicación de la encuesta, el 61.2% de los hogares en Tabasco reportó que “el nivel de ingresos fue menor en comparación al que tenían antes de la pandemia”.

Además, en el 66 por ciento de las viviendas en Tabasco se redujo el consumo de carne y/o pescado.

Pero la situación se agravó más en las areas rurales: “En Tabasco, el 78% de los hogares rurales disminuyeron el consumo de carne y/o pescado, un 67% de ellos consumió menos frutas y verduras y un 44% recurrió al uso de sus ahorros, reducir los gastos en salud y/o educación y pedir un préstamo a amigos y familiares”.

A esto se suma que el 19 por ciento de los hogares en la entidad tabasqueña se endeudó con instituciones financieras, y que el 8.7 por ciento de las familias migraron de viviendas en las que residían por problemas de recursos.

En la encuesta del RIMISP se señala que en el estado el 50.9 por ciento de los hogares son jefaturados por una mujer, que es quien decide el destino de los ingresos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button