De Impacto

Advierten ONG punto sin retorno en militarización


Al señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado su desprecio por la Constitución y las víctimas de la violencia, el colectivo Seguridad sin Guerra repudió la propuesta del mandatario mexicano de una reforma constitucional que permita entregar el control total de la Guardia Nacional a la Sedena y, con ello, la seguridad pública


Al señalar que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mostrado su desprecio por la Constitución y las víctimas de la violencia, el colectivo Seguridad sin Guerra repudió la propuesta del mandatario mexicano de una reforma constitucional que permita entregar el control total de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y, con ello, la seguridad pública.

Si la seguridad pública queda, desde la Constitución, en manos de militares, no habrá retorno a la vía civil. Habrá fuero militar, opacidad y cuerpos militares que operan más allá del poder civil”, indicó el colectivo.

Esta es una última llamada para la Suprema Corte y un llamado para que los partidos políticos de oposición defiendan la Constitución en el Congreso y sean un contrapeso real al presidente y su partido”, advirtieron.

A través de un posicionamiento, el grupo de más de 300 organizaciones sociales y personas defensoras de los derechos humanos recordaron que, desde un inicio, el mandatario mexicano buscaba que la Guardia Nacional fuera una institución militar, a cargo de los militares que permitieran su uso irrestricto en tareas de seguridad pública.

Sin embargo, añadieron, fue gracias a la oposición en el Congreso que no se le permitió, ello al darle voz a colectivos de víctimas y organizaciones que expusieron los riesgos de tener una organización militar a cargo de la seguridad pública, razón por la cual la Guardia Nacional nació como una corporación de carácter civil, adscrita a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana y sin fuero militar.

“López Obrador ha ignorado la Constitución y las obligaciones internacionales del Estado mexicano. Hoy la Guardia Nacional está formada en 80% por soldados y marinos y más del 90% de los elementos desplegados en el país no están certificados como policías. La capacitación, reclutamiento y mando de la Guardia están a cargo de la Sedana”, lamentó el colectivo.

Acuerdo militarista
El colectivo también enfatizó la existencia de un acuerdo militarista que el presidente publicó el 11 de mayo del año pasado, y en el cual le dio atribuciones directas en seguridad pública al Ejército y la Marina, para que actúen “con fuero y opacidad, como lo han hecho los últimos 14 años”.

Por ello, Seguridad Sin Guerra expresó que “repudiamos este intento de López Obrador de deshacer los consensos alcanzados en 2019 y destruir un pilar fundamental de cualquier Estado democrático de derecho”.

Las organizaciones llamaron al presidente a “respetar la Constitución” ya que, dijeron, las leyes no pueden modificarse a discreción, bajo una lógica reduccionista de construcción de mayorías, sobre todo si con ello se pasa por encima de los principios de nuestra democracia y obligaciones internacionales.

Además de que la seguridad pública debe estar en manos de civiles, debido a que las sentencias y principios de la Corte Interamericana son obligatorios y la militarización en los hechos y la reforma que pretende impulsar son un desacato a compromisos fundamentales.

A la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la ONG le exigieron resolver a la brevedad las acciones de inconstitucionalidad y las controversias relacionadas con la participación militar en ámbitos que no les corresponden, ya que el planteamiento de López Obrador podría convertirse “en el último paso hacia la militarización sin retorno”. El Economista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button