De Impacto

Abogados de la CDMX y Cancún llevarán juicio contra dueños de Xcaret por muerte de Leo


Fue el pasado 27 de marzo que un “error humano”, calificado así por Grupo Xcaret, dueño del parque, provocó que el pequeño Leonardo, de 13 años, fuera succionado por un ducto de la atracción Riolajante. Debido a eso, el menor quedó gravemente lesionado y posteriormente perdió la vida. Los primeros auxilios se los dio su padre Miguel Ángel Luna Calvo, quien es cardiólogo, quien también resultó lesionado.


DURANGO. La familia de Leo, el niño que murió en uno de los atractivos acuáticos del parque Xenses, en Quintana Roo, luchará para hacer justicia por el menor y que no se repitan situaciones como esta a otras personas.

Miguel Ángel Luna Calvo, padre de Leo, precisó que ya cuenta con un equipo de despacho de abogados en Cancún y un despacho legal en la Ciudad de México a través de quienes van a proceder sobre todo lo ocurrido después del accidente.

El padre de Leo destacó que no importa el dinero, lo que interesa es que se hagan responsables de las medidas de seguridad y de todo lo que pasó. “Hicimos el viaje porque toda la familia tuvimos la terrible enfermedad del Covid-19, yo me puse muy delicado, y fue un viaje para celebrar que lo superamos”.

Parte de los accionistas de Grupo Xcaret

Luna Calvo quiere que la noticia de lo que pasó sea notoria, llame la atención para que se haga justicia y no quede impune. Reconoce que el caso traspasó fronteras y que lo han contactado de otros países como España y Estados Unidos para conocer detalles del hecho.

Fue el pasado 27 de marzo que un “error humano”, calificado así por Grupo Xcaret, dueño del parque, provocó que el pequeño Leonardo, de 13 años, fuera succionado por un ducto de la atracción Riolajante. Debido a eso, el menor quedó gravemente lesionado y posteriormente perdió la vida. Los primeros auxilios se los dio su padre Miguel Ángel Luna Calvo, quien es cardiólogo, quien también resultó lesionado.

En entrevista con El Sol de Durango, el médico señaló: “cuando saqué a mi hijo muchos trabajadores manifestaron que esa tapa estaba abierta desde octubre… si no alzamos la voz, seguiría abierta esa atracción en el parque; apenas ayer cerraron con el riesgo que estuvo seis días abierta, algo grave, porque pudo haber muerto otra persona”.

Luna Calvo dijo estar devastado, que no es fácil reponerse a la pérdida de un hijo, y que la intención de su lucha es para que ninguna familia experimente el dolor que ahora ellos enfrentan. El padre de Leo comentó que sólo desean que el parque se haga responsable por daño moral y físico y cuenten en sus instalaciones con equipo para dar una atención adecuada, pues reiteró “si hubieran tenido el equipo necesario se hubiera atendido a mi hijo ahí, inmediatamente”. Como médico, Luna Calvo insistió en el uso de un respirador, equipo con el que no contaban, “me ofrecía atenderlo porque soy cardiólogo, pero no me dejaron. Pedí que se preparara un grupo de médicos en México y una ambulancia aérea, pero no me dejaron sacar a Leo del hospital, tuve esa impresión”.

En el parque no contaban con personal capacitado para realizar labores de rescate acuático, dijo el padre de Leo, quien tuvo que darle los primeros auxilios a su hijo, pero aseguró que faltaron equipos especiales de respiración y alta frecuencia.

Se sabe que hace siete años ocurrió algo parecido, y a la fecha siguen sin contar con el equipo necesario, aseguró Luna. Denice Ramírez | El Sol de Durango

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to top button