Con cirugías de tórax salvan a dos niños en el Rodolfo Nieto Padrón

Estos procedimientos de mínima invasión fueron realizados en el Hospital Dr. Rodolfo Nieto Padrón

22 marzo 2017, 6:47 pm

REDACCIÓN
ORO NEGRO

VILLAHERMOSA.- Especialistas del Hospital Regional de Alta Especialidad Dr. Rodolfo Nieto Padrón, apoyados por el doctor José Refugio Moral Fol, integrante del Colegio Mexicano de Cirugía Pediátrica, realizaron con éxito dos cirugías para corregir una patología denominada Pectus Excavatum, una deformidad congénita de la caja torácica caracterizada por el pecho hundido en la región del esternón.

Al respecto, Arturo Montalvo Marín, coordinador del Servicio de Cirugía Pediátrica del nosocomio, expuso que mediante estas operaciones evitaron complicaciones que pudieron poner en riesgo la vida de los dos infantes, además que ahora tienen garantizada una mejor calidad de vida.

Destacó que José Refugio Moral cuenta con una amplia trayectoria nacional e internacional en cirugía pediátrica, e indicó que el pecho hundido en algún momento del crecimiento y desarrollo del menor puede provocar problemas cardiovasculares, mientras se corrige la malformación.

Por su parte, Moral Fol, quién está adscrito del Centro Médico Nacional La Raza, mencionó que corrigieron satisfactoriamente este problema en ambos pacientes del Hospital del Niño, mediante la colocación de barras metálicas detrás del esternón, para levantar el pecho.

“Es una cirugía de mínima invasión y no hay necesidad de cortar o remodelar los huesos de la pared torácica; sólo se levanta el pecho ejerciendo una presión de adentro hacia afuera, que desplaza el defecto y lo corrige. Esta operación sustituye a las antiguas, que eran mutilantes, con incapacidad posoperatoria prolongada y terapia intensiva”, explicó el galeno.

Detalló que las barras colocadas se retiran después de tres años, sin necesidad de hacer otra cirugía y con bajo índice de recurrencia; el paciente se recupera muy rápido, quedan cicatrices pequeñas poco notables y tienen una calidad de vida normal, agregó.

El especialista observó que esta patología es poco conocida y a nivel nacional tiene una frecuencia aproximada de cinco por cada mil nacidos vivos. Es un problema de salud que, además de la estética del paciente, comprime el corazón y el pulmón, causando en cierto grado dificultad respiratoria y disfunción cardiaca, apuntó José Refugio Moral.

Por tal motivo, prosiguió, debe operarse después de los 12 años, después del periodo de desarrollo y crecimiento del infante, para evitar recurrencia. Mientras el niño crece, debe mantenerse en observación y vigilancia, y sólo en casos graves como insuficiencia respiratoria debe corregirse, estableció.